Economía

A tener en cuenta: sigue desacelerándose la demanda de pesos

El mes pasado el BCRA inyectó más de $23.000 millones. Las reservas cayeron cerca de u$s3.900 millones, a menos de u$s58.000 millones

martes 7 de agosto de 2018 - 8:23 am

Novedades en materia económica. Más allá del factor estacional, en julio los indicadores monetarios volvieron a reflejar un menor crecimiento de la demanda de dinero. O sea, la gente quiere tener cada vez menos pesos.

Lo que no es de extrañar en medio de un proceso inflacionario y recesivo. Los datos oficiales dan cuenta de que la base monetaria registró el mes pasado una expansión de $23.177 millones lo que implica una tasa de crecimiento interanual del 30,5% (4,2% mensual) mientras que la demanda de circulante de la gente creció al 18,1% interanual (3,7% mensual).

Vale señalar que en el último trimestre (mayo-junio-julio) la base mantuvo un ritmo de crecimiento interanual por encima del 30% por lo que la inflación difícilmente muestre, por lo pronto, una desaceleración de los actuales niveles.

Es claro que aún es prematuro aventurar la tendencia de los agregados monetarios, en particular, de la demanda de dinero ya que todo está un poco enrarecido por el impacto de las medidas del BCRA (suba de encajes y de tasas), pero no menos cierto es que al estar el proceso inflacionario continúa “vivito y coleando” no le da margen a la autoridad monetaria para relajarse.

Según detalla el diario Ámbito Financiero, el mes de Julio convivió con un contexto de fuerte suba de las tasas de interés y de los encajes bancarios, lo que se reflejó, precisamente, en la desaceleración del crecimiento de los agregados monetarios.

Prueba de ello es que la base pasó de crecer del 31,5% al 30,5%, mientras el circulante pasó del 21,2% al 18,1% y el agregado M2 privado del 23% al 21%.

Las principales clave de julio:

El principal factor expansivo de la base fue la renovación parcial de las Lebac que inyectaron $111.610 millones lo que fue compensado, en parte, por el aumento del stock de Leliq (a niveles de $150.241 millones) y de los Pases Pasivos (a niveles de $35.604 millones) que en conjunto explican una contracción de $66.005 millones.

También actuó como factor contractivo la cancelación de $12.600 millones de Adelantos Transitorios al Tesoro (dado que la asistencia al Tesoro se frenó desde el acuerdo con el FMI). Mientras que por la vía del pago de Intereses hubo una expansión de $2.575 millones.

COMENTARIOS