Psicología

Phubbing: el hábito que está arruinado las relaciones actuales

Cuando un objeto puede generar una crisis en tu pareja

martes 7 de agosto de 2018 - 7:52 am

¿Alguna vez te sentiste frustrado al intentar conversar con tu pareja mientras no despegaba los ojos del celular? ¿Suele ser motivo de disgusto cuando se enfoca tanto en su dispositivo móvil? ¿Ya son muchas las quejas al sentirse herido o dejado de lado?

El uso constante del teléfono tiene un gran impacto negativo en las relaciones personales. El hábito de ser ignorado por alguien a tu lado, ya que presta más atención al smartphone, ha sido objeto de estudio y hasta ganó definición propia:”phubbing”.

Phubbing une los vocábulos en inglés: phone y snubbing (‘teléfono’ e ‘ignorar’, respectivamente). En otras palabras, significa dejar de prestar atención a alguien a causa del celular. De acuerdo con un estudio sobre comportamiento realizado por la Universidad Baylor, EEUU, el hábito desgasta la relación y genera conflictos, además de que disminuye el tiempo cualitativo que las personas podrían usar para algo productivo. Para el 22,6% de los entrevistados, la práctica causaba conflictos en sus relaciones.

Según el mismo estudio, el 36,6% de las personas que decían sentirse ignoradas por su pareja debido al celular también relataron haberse sentido deprimidas en más de una ocasión durante la relación.

Entre los factores que predicen la adicción al teléfono móvil, y por tanto el phubbing, se encuentra la adicción a Internet y su uso desmesurado, que guarda mucha relación con otras adicciones no químicas como la ludopatía.

El comportamiento de phubbing se está convirtiendo en algo normal y aceptable debido a lo que se conceptualiza en psicología social como “reciprocidad”. Ignorar repetidamente a otras personas al estar pendientes del móvil provoca que los demás, de forma intencionada o no, devuelvan esta acción social.

“Con sus constantes pitidos, timbres, vibraciones y silbidos, los teléfonos son como un niño caprichoso que no se portará bien hasta que él o ella consiga lo que quiera. El deseo de nuestros teléfonos es el de estar constantemente atendidos.” (Roberts y David 2016).

COMENTARIOS