Barcelona

De llegar como ídolo a ser silbado: el jugador que vive un “infierno” en el Barcelona

Vive un duro momento en el club catalán y recientemente se lesionó, por lo que no podrá ser transferido

lunes 30 de julio de 2018 - 3:35 pm

Hace dos años había llegado al Barcelona como un crack, pero hoy está “colgado” y encima se lesionó. Hablamos del portugués André Gomes, quien reconoció en anteriores declaraciones a la prensa que vive “un infierno” en el club catalán.

El sábado, Gomes tuvo su último contratiempo en la institución culé. Debutó en pretemporada en mitad de rumores sobre una eventual salida del equipo azulgrana, se lesionó y estará dos meses fuera de las canchas.

“Feliz cumpleaños, André Gomes. ¡Esperamos verte pronto de nuevo en el terreno de juego!“, señaló este lunes el Barcelona en su cuenta de Twitter para felicitar al jugador por sus 25 años.

Llegar como ídolo

El 27 de julio de 2016, Gomes fue presentado en el Barcelona como nuevo refuerzo, tras una gran temporada en el Valencia.

El club catalán se jactó de “robar” el fichaje al Real Madrid, también muy interesado en el portugués, y pagó con gusto los 35 millones de euros (más de 40 millones de dólares) y otros 20 en variables.

Entre esas sumas fluctuantes había una expectativa: los culés veía al portugués como futuro ganador del Balón de Oro.

Andre-Gomes

El entonces director deportivo del club, Robert Fernández, dijo durante la presentación del joven “No es ninguna responsabilidad para él. Nos gustaría que esto ocurriera, sería un dato más para acertar. Pero si no ocurre, André, estate tranquilo, sabemos realmente el tipo de jugador que tenemos aquí y la evolución tranquila para demostrar sus cualidades”.

Un magro rendimiento y lo silbidos

Lo cierto es que el rendimiento del portugués no fue el esperado. Sus números así lo atestiguan: apenas tres goles y cuatro asistencias en dos años. En la pasada temporada jugó apenas doce partidos como titular para un total de 1.194 minutos jugados saldados sin un solo gol y apenas una asistencia.

El jugador está desmoralizado y reconoció que siente angustia por su pasar. Eso se siente en la cancha y la afición azulgrana no hace más que ponerlo peor con los silbidos.

En marzo de este año concedió una entrevista a la revista “Panenka” en la que confesó su malestar: “No me siento bien en el campo, no estoy disfrutando de lo que puedo hacer”.

“Los primeros seis meses fueron bastante bien, pero luego las cosas cambiaron. Quizá la palabra no sea la más correcta, pero se volvió un poco infierno, porque empecé a tener más presión. Con la presión yo vivo bien, con lo que no vivo bien es con la presión para mí mismo”, añadió.

Después de ser uno de los actores principales de la conquista de la Eurocopa 2016 con Portugal, ni siquiera fue convocado por su selección para el último Mundial.

Durante las últimas semanas se habló incesantemente del interés del Barcelona por traspasarlo e incluso trascendió la posibilidad de venderlo por una suma inferior al precio de compra.

Ahora, esta opción se presenta casi imposible por la lesión.

COMENTARIOS