Mercado de pases

Tensión en Racing por la interna Milito-Coudet

El técnico está molesto por la falta de incorporaciones y porque siente que sus pedidos no son escuchados en la Secretaría Técnica

miércoles 25 de julio de 2018 - 7:27 am

Tensión en Racing Club de Avellaneda. En los últimos días, Eduardo Coudet transita los pasillos del Cilindro con cara de pocos amigos.

Según detalla el diario Clarín, el técnico sabe que no debe trasladar el malestar que lo invade por la falta del refuerzo que le iba a dar un salto de calidad al plantel.

Y es que el arribo de Lucas Zelarayán quedó descartado y Coudet no tendrá la incorporación deseada para disputar la ida de octavos de final de Copa Libertadores ante River.

Se siente frustrado y defraudado el Chacho. La promesa de hacer lo imposible por retener 6 meses a Lautaro Martínez fue tan solo eso: una promesa. El presidente Víctor Blanco sabía que no existía la posibilidad, pero dejó correr la esperanza.

A Coudet le costó asimilar que no contaría con el Toro. Rápido, su representante Christian Bragarnik le alcanzó un principio de solución: repatriar a Gustavo Bou.

La Pantera fue el primer refuerzo (antes se había sumado en calidad de libre el delantero Jonatan Cristaldo) y el segundo fue el arquero Gabriel Arias. Ambos futbolistas pertenecen a la escudería Bragarnik, que volvió a tener un papel protagónico en el elenco de Avellaneda.

Víctor Blanco sigue al pie de la letra su libreto de no “hacer locuras en el mercado de pases”

Víctor Blanco sigue al pie de la letra su libreto de no “hacer locuras en el mercado de pases”

La aparición de Bragarnik generó un conflicto en Racing. El manager Diego Milito nunca vio con buenos ojos el protagonismo del representante. Lo observó desde afuera cuando era jugador y Diego Cocca, el entrenador. Ahora, alzó la voz.

El Príncipe entiende que la Secretaría Técnica que él encabeza tiene que ser la encargada de presentar los posibles refuerzos. Pero Coudet le escapa a esa lógica: se junta con Blanco y suelta nombres en vez de lugares del campo. Es decir: no avisa “necesito un lateral izquierdo” sino que pide por Damián Pérez.

Y el conflicto se desata cuando desde un sector de la dirigencia analizan que casi todos los pedidos del Chacho tienen vinculación, directo o indirecta, con Bragarnik.

COMENTARIOS