Alimentación

Tips para no pasarte con las calorías en tu ensalada

Si bien son ligeras, a medida que le vas agregando ingredientes podés pasarte de la raya

sábado 28 de julio de 2018 - 1:09 pm

Hacés una ensalada light para acompañar la comida y termina siendo súper completa y con más calorías de las que pensabas. Mirá qué podés hacer.

1- Ojo con el aceite de oliva

Sí, es cardiosaludable. Sí, es la base de la dieta mediterránea. Si es virgen extra estamos garantizando a nuestro cuerpo una dosis de uno de los mejores productos del mundo. Todo eso es cierto, pero también lo es que tiene una cantidad ingente de calorías: tiene casi 900 calorías por 100 g. Intentá que tus aderezos tengan de base el aceite pero combinalos con algo de cítricos (jugo de limón o lima) o vinagre (el de manzana es reconocido por su potente efecto quemagrasas).

2- Controlate con los quesos

Los quesos curados tienen hasta el doble de calorías que los de pasta blanda. ¿Has probado a sustituir la mozzarella por tacos de tofu? Estarás reduciendo notablemente las calorías sin que se note demasiado, ya que el tofu tiene un sabor bastante neutro y una textura agradable. De las 270 calorías/100 g que tiene la mozzarella, el tofu tiene 75 calorías. Y numerosas propiedades, entre ellas buena cantidad de proteínas.

3- Ojo con las salsas

Salsa rosa, mayonesa, salsa tártara… La respuesta es no. El aliño tiene que ser ligero y saludable, y muchos ‘dressings’ tienen una cantidad de calorías que harán de nuestra aparentemente ligera ensalada un plato altamente calórico.

4- Sí a la proteína

Aunque no lo creas, añadir proteína a la ensalada (tacos de pollo o pavo son perfectos, pero también atún o salmón en dados) puede que incremente las calorías, pero también la sensación de saciedad. Este aporte de proteína saludable de origen animal nos hará llegar saciados a la siguiente comida, no picotear durante la tarde y no ponernos las botas en el postre. Vale la pena incorporar una ración a nuestra ensalada de turno.

5. Ojo con las verduras

El brócoli es muy poco calórico, como lo es la coliflor, pero si somos de esas personas a las que nos provoca pesadez y flatulencia es conveniente reducir su consumo y apostar por otras bases más digestivas, desde las espinacas a las acelgas, rúcula, canónigos, etc.

6- Agregá frutas

Las frutas son ligeras, versátiles e ideales para las ensaladas. Sandías, melones, melocotones, fresas y, por supuesto, la todoterreno manzana serán perfectas para crear ensaladas consistentes, sabrosas y muy pero que muy ligeras.

7- Pasta y arroz integrales

Si te apetece que tu ensalada tenga una base de carbohidratos, que sean integrales. No son exactamente menos calóricos, pero sí contienen fibra, serán más digestivos y ligeros, y nos harán sentir menos saciados. ¿Otra opción? Quinoa, un superalimento versátil, sabroso y nutritivo ideal como base para las ensaladas.

8- Vigilá la sal

La idea es que te vayas acostumbrando al sabor de los alimentos, pues poco a poco tu paladar necesitará menos y menos sal. El exceso de sal (y es muy fácil pasarse en las ensaladas, porque nos resultan insípidas en ocasiones) nos hará sentir hinchados. Apostá por vinagretas y especias para darles sabor, así como por combinar diversos alimentos que den lugar a un contraste de sabores y no echemos de menos la sal.

Fuente: Cocinatis

COMENTARIOS