Psicología

Distimia: el trastorno depresivo que se confunde con el desgano

Es crónico, poco conocido, complejo y con síntomas muy confusos

martes 24 de julio de 2018 - 7:06 am

La distimia es un trastorno depresivo crónico, muy poco conocido y que suele ser confundido con desgano. Esto dificulta mucho su correcto diagnóstico. Algunas características de este tipo de depresión con el estado de ánimo triste e irritable. Además las personas presentan fatiga, poca energía, baja autoestima, estrés constante y falta de concentración. Otros síntomas son el sentimiento de desesperanza, problemas de sueño y apetito.

“Si vemos a alguien que de repente no tiene energía, se queda en casa, quiere estar solo o sale muy poco y la mayoría del tiempo está irritable, deberíamos de tener cuidado de que no esté teniendo un trastorno distímico”, advirtió Efe Hiram Ortega, médico del Instituto Nacional de Psiquiatría. Los pacientes con distimia presentan un alto grado de neuroticismo. Esto genera poca tolerancia a la frustación, exigencias muy altas y un rápido desaliento si no logran su objetivo.

Los especialistas señalan que padecer distimia no siempre genera disfunción total. La persona es reactiva a ciertos estímulos que le dan resultados muy placenteros. Es decir, salen, conviven, juegan videojuegos o realizan alguna otra actividad de su agrado.

“Son personas que normalmente las vemos como enojadas, retraídas, tristes pero, de repente, con ciertas personas o actividades logran salir o se animan”, indicó un especialista en trastornos afectivos. Además señaló que aunque pareciera que el paciente de distimia “esta bien”, luego de unas horas, un día o dos “regresan a un estado de letargo, desinterés, cansancio, sentimientos de culpa, baja autoestima y poca energía”.

Hay ciertos factores que podrían detonar la distimia, como por ejemplo el temperamento de la persona. También influyen los antecedentes familiares, haber enfrentado duelos complicados y estrés. El tratamiento puede durar un año o más. Se realiza a través de psicoterapia o fármacos para remitir los síntomas. Lo cierto es que hay personas que podrían volver a presentarlos debido a una prediscposición genética o alteraciones en el cerebro.

Fuente: Diario Uno

COMENTARIOS