Política

La reunión menos pensada: Macri recibió a Tinelli en Olivos en una cena secreta

El encuentro fue el cierre de una operación de acercamiento y seducción a Tinelli en medio de la irrupción política del conductor, que juntó se juntó con figuras relevantes del peronismo en pleno desarrollo de la crisis inflacionaria y cambiaria

domingo 22 de julio de 2018 - 3:20 pm

Aunque Marcelo Tinelli pasó las últimas semanas de vacaciones en Estados Unidos con su familia, descansando antes de arrancar un nuevo Bailando por un Sueño, hay algo del conductor que se le pasó por alto a los periodistas de espectáculos: antes de partir, el conductor se reunió con el presidente Mauricio Macri en una cena secreta, donde participaron también sus esposas, Juliana Awada y Guillermina Valdes.

Según informó Julio Blanck para Clarín, el jefe de Estado le ofreció a Tinelli la plataforma de Cambiemos para que se acerque a la política, una propuesta que el astro de la TV no rechazó ni aceptó.

El conductor venía en ese momento de una serie de entrevistas donde ratificó su deseo de algún día probarse en el ámbito de la política, y de reunirse con Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Eduardo Duhalde, Florencio Randazzo, e incluso con Juan Manuel Urtubey y hasta Victoria Donda, del centroizquieridista Libres del Sur, en vísperas de la votación en Diputados sobre la despenalización del aborto.

De hecho, un discretísimo y tabicado equipo de consultores y operadores trabaja analizando los escenarios posibles para una variante Tinelli. Las posibilidades son hoy escasas, pero mientras haya financiación la tarea se seguirá realizando. Nunca se sabe cuándo y cómo pueden cambiar las circunstancias en la Argentina.

Pero está claro también que Tinelli no se siente a gusto con un escenario que pueda terminar presentándolo como la solución de emergencia a un traumático y renovado “que se vayan todos”. Además, según estima Black, el dueño de La Flia. buscaría lanzarse con el peronismo, con el que tiene afinidad natural, el sector más institucionalista y racional de esa fuerza, que es con el cual dialoga.

Por su parte, el peronismo republicano no tiene como el centro de sus deseos que Tinelli sea quien los represente en la elección por venir. Su objetivo verdadero es lograr un armado político tan robusto que sea capaz, con un candidato propio, de darle batalla ganadora a Cristina en la primera vuelta y meterse en el balotaje contra Macri si lo hubiera.

La estrella televisiva, tironeada desde el Gobierno y la oposición peronista anti K, no come vidrio. Mira y resalta las encuestas que le vienen a medida. Por eso hizo saber lo interesante que le resultó un sondeo de la consultora Polldata, que reúne la llamativa suma de 3.318 casos auscultados de modo telefónico en todo el país y que asegura que la gestión de Macri tiene un 60,6% de rechazo, pero su indicador positivo, que no es desechable, se apoya en quienes han sido sus votantes y lo siguen apoyando. Sin embargo, el 54% de los entrevistados cree que su situación económica irá empeorando en los próximos meses.

Lo que parece haber captado la atención de Tinelli y de quienes sostienen técnica y financieramente su proyecto embrionario es el dato de que los políticos y la corrupción aparecen por primera vez como un problema para los encuestados. Se colocan inmediatamente detrás de los asuntos urgentes y dramáticos vinculados a la economía, empezando por precios y tarifas. Y quedan por encima de la inseguridad como preocupación social.

COMENTARIOS