Salud

Qué tratamiento hay para la parálisis facial periférica

Esta afección es generalmente causada por una infección viral sistémica, de un virus como el del herpes simple

domingo 22 de julio de 2018 - 8:42 am

La parálisis facial periférica es causada por la afección aguda del nervio facial y origina la pérdida del movimiento voluntario en todos los músculos faciales del lado afectado. Es la más común de las parálisis periféricas.

Esta afección es generalmente causada por una infección viral sistémica, de un virus como el del herpes simple. También puede ocurrir por una infección de las vías respiratorias superiores y, en ocasiones, luego de la exposición al frío intenso, por eso es más común durante el invierno.

Esto puede deberse a los cambios de temperatura que afectan el sistema inmune y lo hacen vulnerable a padecimientos víricos o infecciosos.

Signos de alarma a los que deberíamos prestarle atención:

– Dolores agudos repentinos detrás del oído, luego o durante un resfrío o gripe.

– Exposiciones recientes al frío intenso.

– Ausencia del gusto en algunos sectores de la lengua.

– Ausencia o disminución de la sensibilidad de la hemicara.

– Alteraciones repentinas en la audición.

Cuáles son los síntomas más comunes

Al tratarse de una asimetría facial que se evidencia más cuando el paciente realiza movimientos de la cara o gestos mímicos, se observará una asimetría al sonreír y al hablar. Esto provoca que los líquidos ingeridos se puedan derramar y los alimentos sólidos puedan quedar acumulados entre la encía y el maxilar, por ejemplo.

Se evidenciará:

– Rostro sin expresión del lado afectado.

– Desaparición de pliegues, surcos y comisuras naturales.

– Hemicara fláccida.

– Ángulo bucal traccionado hacia abajo.

– Ojo del lado afectado exageradamente abierto con globo ocular proyectado haciaarriba (Signo de Bell).

– Dificultad en actividades de fonación, deglución y masticación.

La evolución clínica es diferente para cada paciente. La reeducación neuromuscular junto con la kinesioterapia integral se utilizan para recuperar el movimiento facial simétrico y para reducir o eliminar los problemas asociados a la parálisis en cuanto al déficit de movimiento.

Consiste en sesiones dirigidas de ejercicios y herramientas de resorte kinésico para entrenar los movimientos correctos e integrados de la cara.

Éstos se encuentran directamente relacionados con movimientos de expresiones faciales cotidianos y de técnicas manuales impartidas por el kinesioterapeuta.

Regularmente se emplea un espejo para realizar los ejercicios, con la intención de que el paciente se observe y mejore su ejecución incluso cuando debe complementar su tratamiento en su domicilio con la guía de ejercicios dosificados, individualizados y controlados previamente por el terapeuta, por lo tanto el paciente será un colaborador activo en su proceso de rehabilitación.

También debe hacerse un seguimiento de las pautas de higiene: líquidos calientes, pautas para cepillado de dientes, cuidados oculares, etc., en forma periódica.

La parálisis facial puede dejar en algunos casos secuelas estéticas y funcionales, por eso es determinante acudir a la consulta médica y al inicio de la rehabilitación kinésica en forma precoz.

Fuente: Con Bienestar

COMENTARIOS