Salud

Cómo detectar y tratar el síndrome del burnout

Hace alusión al desarrollo de un estado de estrés crónico o de agotamiento vital, vinculado en gran medida con las obligaciones del mundo laboral

jueves 19 de julio de 2018 - 6:03 am

En el vértigo de la rutina, no son pocos los que experimentan la ya tipificada sensación de estar “quemado”. Se lo reconoce, cuando tiene manifestaciones notorias (e incluso extremas), como el “síndrome de burnout”, o de desgaste profesional, y hace alusión al desarrollo de un estado de estrés crónico o de agotamiento vital, vinculado en gran medida con las obligaciones del mundo laboral.

“Aunque el estrés tiene un efecto negativo sobre nuestra salud, no quiere decir que no podemos manejarlo, -señala el experto en desarrollo profesional y coach ejecutivo Alejandro Melamed-. El burnout es esa situación en la cual estamos agotados, donde toda la energía que tenemos no es suficiente para satisfacer las necesidades. Esto se da cuando entramos en ese piloto automático de exigencia-demanda”.

Para María Fernanda Giralt, directora de INECO Bienestar y subidrectora del departamento de Psicoterapia de INECO, hay varios factores que hacen que este síndrome, que comenzó a estudiarse en los años setenta, tenga una incidencia notable hoy.

Algunos de ellos son: “el multitasking, que implica que hagamos varias tareas simultáneamente, la tecnología, que por momentos parece que viene para solucionar problemas pero que muchas veces genera más dificultades. El hecho de que los salarios constituyan el mayor costo en una organización hace que se busque muchas veces reducir costos en recursos humanos. Se produce fácilmente entonces la sobrecarga de tarea. Se impone un ritmo que es muy difícil de sobrellevar”.

Con respecto a los diferentes tipos de estrés que podemos experimentar, Melamed asegura que hay dos categorías: un estrés por defecto y otro por exceso. El primero tiene que ver con lo que resulta del aburrimiento, o la sensación de “boreout”.

En definitiva, es el que se experimenta cuando la persona no encuentra estímulos. En contraste, el estrés por exceso es el que da lugar al síndrome del burnout y es el que se manifesta cuando la carga o la demanda que tenemos supera nuestra capacidad de satisfacerla.

¿Cuáles son algunos de los síntomas del burnout? Según detalla el portal de TN, la lista es larga y los más característicos son: agotamiento mental y físico, menor rendimiento laboral, malhumor, dolores de pecho o cabeza, taquicardia, problemas de concentración, desgano, contracturas y trastornos en el ciclo de sueño y en la alimentación.

Si bien manejarlo puede implicar un cambio radical de hábitos y una forma diferente de concebir nuestro tiempo, hay maneras de salir del síndrome del quemado.

“No es imposible manejar el estrés, porque en sí mismo, no es ni bueno ni malo. El tema es que cuando ese estrés implica exigencia que es constante y permanente, nuestro cuerpo empieza a manifestar el agotamiento”, destaca Melamed.

En cuanto a cómo tratar el burnout, Giralt dice: “Se puede trabajar con técnicas de control de estímulos, tratando de eliminar la mayor cantidad de estímulos negativos e incorporar positivos. Tratamos de incluir cosas que tienen que ver con el buen uso del tiempo de ocio, actividades recreativas. Estímulos que generen bienestar […] También se puede trabajar en el autocontrol emocional y desarrollar hábitos saludables. Tener una buena higiene del sueño es fundamental para evitar irritabilidad y reactividad. Sumado a eso, la alimentación y la actividad física son muy importantes. Además, se puede utilizar la meditación o una práctica como el mindfulness, que tiene que ver con estar en el aquí y ahora”.

COMENTARIOS