Mundo Insólito

Insólito: madre e hija “poseídas por el demonio” causaron terror en un hospital de Salta

Los médicos del hospital lograron controlar la situación mediante el suministro de un sedante y las dos mujeres permanecieron durante la noche en el hospital por precaución

miércoles 18 de julio de 2018 - 10:46 pm

Un video de una mujer y su hija gritando fuera de sí generó estupor en la ciudad de San José de Metán, Salta, ya que sus allegadors suponían que estaban “poseídas por el demonio”.

El hecho ocurrió el pasado sábado por la noche, cuando la adolescente de 14 años fue trasladada a una parroquia precaria de Fátima, gritando y hablando por momentos en una lengua extraña.

Mientras la joven seguía con sus gritos, el padre de la parroquia, Gustavo Paredes, comenzó a rezar a su alrededor junto a un grupo de fieles: “Con respecto a nuestra Iglesia, sabiendo con posterioridad que acudieron y eran asistidos por un pastor de la Iglesia Universal, el sábado antes de una de las misas en nuestra capilla de Fátima, llevaron a una chica en la caja de una camioneta, pidiendo atención espiritual. Fuimos con un grupo al frente de la capilla y oramos por ella”, dijo el padre.

“Aclaro que no fue una oración de exorcismo, a esa clase de oración solamente la realizan sacerdotes autorizados por el Obispo, luego de discernir y decidir porque hay casos psiquiátricos o estados de la persona que tienen conductas similares a una posesión diabólica. Por eso la prudencia necesaria”, agregó.

Al no poder controlar la situación, algunos testigos trasladaron a la adolescente junto a su madre al Hospital Del Carmen. Allí se empezó a grabar el material audiovisual que después se viralizaría en toda la provincia.

Lo más insólito del caso fue que, mientras acompañaba a su hija, la mujer comenzó a padecer una crisis similar en la que también insinuaba haber sido poseída por una fuerza sobrenatural.

En el final del video se puede percibir a la madre balbuceando, llorando y al grito de “¡Dejame, dejame!”, mientras un familiar intentaba calmarla.

COMENTARIOS