Móvil

¿Cómo utilizamos el celular los argentinos?

Unos 46 mil argentinos participaron de un estudio que revela cuánto tiempo utilizamos el celular, de qué manera y que estaríamos dispuestos a renunciar por nuestro smartphone

martes 17 de julio de 2018 - 2:46 pm

En Argentina, más de 46 mil personas paticiparon de un estudio para entender cómo se está utilizando actualmente la tecnología, y exponen que es necesario lograr un mejor equilibrio entre el uso del teléfono móvil. El 67,75% fueron hombres y 31,27% mujeres. Llamativamente, el 50% de los participantes contestó que tiene un buen equilibrio con su Smartphone.

El estudio fue para identificar en qué punto de la relación con el teléfono celular se está. La encuesta fue anónima y online. Contó con diez preguntas sencillas que permiten entender cuál es el nivel de dependencia.

Según el test de #Phonelifebalance, estos son los porcentajes aquí en el país, según lo que dicen los usuarios argentinos:

Nivel 1. Phone-Sapiens: 12,9% de los usuarios argentinos: Apenas utilizan su teléfono para lo básico: hacer llamadas y… bueno, parece que eso es todo. Nunca les ha gustado mucho enviar mensajes porque les parece más práctico hacer una llamada. Tienen cuentas en redes sociales, aunque en realidad casi no las utilizan y no publican. La buena noticia es que estas personas no corren el riesgo de que su teléfono tome el control de su vida. El móvil no es esencial en la vida, pero está creado para utilizarlo como una herramienta que tiene la cualidad de hacer la vida más sencilla, un poco más de tecnología podría hacer sus días más productivos.

Nivel 2. Phone-Consciente: 38,03% de los usuarios argentinos: Viven con su teléfono, no en él. Por eso merecen una felicitación. Utilizan el smartphone para ahorrar tiempo que pueden invertir en cosas que realmente les importan. Estas personas conocen el valor de las relaciones y cómo aprovecharlas, saben que hay momentos para usar el teléfono y otros para vivirlos. Cuando una persona se encuentra en el nivel 2, se da cuenta de que el balance entre el teléfono y la vida es algo que se necesita cuidar y mantener. Este es el estado ejemplar.

Nivel 3. Phone-Enamorado: 34,52% de los usuarios argentinos: A veces no pueden resistirse a su teléfono, lo usan en momentos de inactividad sólo porque lo tienen cerca, sienten ansiedad cuando a su celular le queda el 10% de batería. Estas personas son guiadas por sus modales personales, que les indican cuándo y dónde utilizar el teléfono y no siempre viven en él. De hecho, les molesta que sus amigos utilicen el teléfono cuando salen, aunque, en realidad podrían llegar a contagiarse y terminar haciendo lo mismo. Su balance entre el teléfono y la vida es mejor que el de muchos, pero ese zumbido fantasma tal vez intenta decirles algo.

Nivel 4. Phone-fanático: 14,24% de los usuarios argentinos: Las personas que comparten este perfil tienen el riesgo de deslizarse por la pendiente hasta llegar a la obsesión. Su teléfono nunca está apagado, en las noches junto a su cama. A veces se sienten multi-tareas cuando en realidad se multi-distraen. Según el estudio realizado por Motorola en conjunto con la Dra. Nancy Etcoff, especialista en comportamiento de la mente y del cerebro, y de la ciencia de la Felicidad de la Universidad de Harvard, también Psicóloga en el departamento de Psiquiatría del Hospital General de Massachusetts, determinó que el 49% de los encuestados revisa su smartphone más de lo que querría, y cuando lo hacen para consultar el clima o la hora, se sorprenden haciendo algo más, sin saber la hora o el clima. ¿Pasaron segundos o minutos? Es difícil que lo sepan, lo que sí se sabe, es que este comportamiento podría convertirse en automático.

Nivel 5. Phone-Dependiente: 0,27% de los usuarios argentinos: El nivel más alto en la categoría, ya que nunca dejan de utilizar su teléfono, es lo primero que revisan en la mañana, antes de dormir, siempre que pueden en realidad, incluso se descubren mirándolo sin saber qué estaban a punto de hacer. Separarse de su móvil, aún por sólo algunos minutos, los hace sentir estresados. Esta es una realidad negativa, ya que la relación con su celular está eclipsando la valiosa relación que sostienen con sus familiares y amigos. Son el tipo de personas que en cuanto reciben un mensaje, sienten la necesidad de contestar de manera casi inmediata, sin importar qué actividad esté realizando. La gente que comparte este perfil aún puede encontrar el balance entre el teléfono y su vida.

En Latinoamérica más de 126 mil personas realizaron el test, y en países como México, Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Perú los usuarios pudieron descubrir qué tal está la relación con sus teléfonos. Un dato que llama la atención es que el 54% de estos latinoamericanos estarían dispuestos a renunciar durante un mes a su smartphone, antes que al sexo. Aunque eso también signifique que casi la mitad, prefiere lo contrario.

En la otra vereda, un dato sorprendente es que el 15% de los usuarios latinoamericanos pasan las 24 horas de su día con el smartphone al alcance de la mano. ¿Un dato de color? Para el 35% de los participantes, no resulta asqueroso aceptar que su smartphone es el mejor amigo cuando están en el baño.

El 65% de los participantes de América Latina revisan su teléfono en busca de notificaciones antes de levantarse por la mañana y un gran detonador de esta ansiedad es que sus acompañantes lo hagan antes que ellos, ya que más del 74% de los participantes también dijo que probablemente revisarían su celular en cuanto uno de sus amigos levante el celular.

COMENTARIOS