Caso Cristóbal López

Cómo Rosner engañó a Cristóbal López con Indalo

La trama comenzó en octubre de 2017. El empresario y su socio Fabián de Sousa convocaron a un viejo conocido para que le buscara comprador al holding

domingo 15 de julio de 2018 - 9:20 am

El colapso de Cristóbal López y el desembarco del financista Ignacio Rosner al frente del Grupo Indalo es la versión real de la película "Nueva Reinas", según surge de una docena de nuevos testimonios y documentos a los que accedió el diario La Nación.

La trama comenzó en octubre de 2017, cuando López y su socio Fabián de Sousa, angustiados ante el riesgo de terminar en prisión acusados de defraudar al fisco por más de $8000 millones en impuestos, y frustrada la venta a Orly Terranova, convocaron a un viejo conocido, el lobbista Jorge Rottemberg, para que le buscara comprador al Grupo Indalo.

¿Quién es Rottemberg? Un ex funcionario menemista que en 1997 renunció al difundirse que había sido condenado por una estafa, pero que entre 2009 y 2010 ayudó a López y De Sousa en la compra de activos de Petrobras en la Argentina, una operación que investiga la Justicia brasileña por el presunto pago de sobornos a ejecutivos de esa petrolera.

Poco después de recibir el nuevo encargo, Rottemberg apareció con un candidato que parecía ideal: Rosner. Egresado del colegio Cardenal Newman, como el presidente Mauricio Macri, y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica Argentina (UCA), también como Macri; ex Sideco, del Grupo Socma, junto a Macri, y una década en el directorio del Grupo Clarín, además de supuestos lazos con las finanzas internacionales.

"La realidad es que se juntaron el hambre y las ganas de comer", resumió un testigo de las negociaciones secretas que siguieron.

"Cristóbal buscaba una salida política a sus problemas judiciales y Rosner creyó que el Gobierno le tiraría una soga y se haría megamillonario".

Pronto quedó claro para Rosner que no sería así. Se reunió en la Casa Rosada con el jefe de Asesores de la Presidencia, José Torrello, con el entonces titular de la AFIP, Alberto Abad, y con su luego sucesor en el organismo, Leandro Cuccioli, además de con el abogado Ricardo Gil Lavedra, y siempre chocó con el mensaje opuesto al que buscó: "Primero que aparezca algún inversor que ponga el dinero para cancelar la deuda con la AFIP y luego hablamos".

No solo eso. En plenas negociaciones con López, Rosner intentó otros puentes. Con el asesor Jaime Durán Barba, que le planteó que se trataba de una cuestión política, y con el "hermano de la vida" de Macri, Nicolás "Nicky" Caputo, que se desentendió del asunto, según confirmaron desde ambos lados.

COMENTARIOS