Alimentación

El nuevo trastorno alimentado por Instagram

La llamada "moda fit" entró con todo desde el surgimiento de esta red y agudizó un peligrosos trastorno alimenticio

domingo 15 de julio de 2018 - 7:51 am

La llamada “moda fit” entró con todo desde el surgimiento de Instagram en 2010. ¿De qué estamos hablando? De influencers que nos enseñan ejercicios y jugos verdes para lograr un estilo de vida saludable que nos dará la tan ansiada felicidad. Pero al mismo tiempo agudizó un trastorno alimenticio que, aunque no nació con esta red, se precipitó con la llegada de la red social: la ortorexia.

En griego, orto significa ‘correcto’ y rexia significa ‘apetito’ o ‘deseo’, por lo que podemos decir que la ortorexia es, literalmente, ‘el deseo de ser correcto’. El nombre se usa para un trastorno alimenticio en el que la persona se obsesiona por la alimentación y el estilo de vida saludables a tal punto que no puede, por ejemplo, disfrutar comidas que considera “no saludables” sin sentir culpa.

Se diferencia de otros trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia porque el objetivo no es adelgazar, sino ser más saludable.

¿Qué rol cumplen las redes sociales?

Se ha descubierto un vínculo entre el uso de Instagram y la ortorexia, aunque no ocurrió lo mismo con otras redes sociales. Una investigación del National Center for Biotechnology Information entrevistó a 680 mujeres que seguían cuentas de salud en Instagram y observó que, cuanto más tiempo pasaban en Instagram, mayor era la prevalencia de ortorexia nerviosa. Los expertos creen que el impacto emocional de las imágenes y las opiniones de personas no especializadas influyen en este aspecto.

¿Cómo se puede reconocer?

El doctor Steven Bratman, responsable de acuñar el término ortorexia en 1997, explica que el trastorno ocurre en dos fases. Comienza por un interés en la alimentación saludable y, por lo general, no podemos hablar de patología en esta etapa.

Sin embargo, luego se intensifica y se convierte en un trastorno cuando aparecen “pensamientos obsesivos, comportamientos compulsivos, autocastigos y una creciente restricción”, según Bratman. En otras palabras, no hay nada de malo en desayunar ese smoothie verde si puedes comer una pizza cuando sales con tus amigos el fin de semana sin sentirte mal.

Queda claro que la ortorexia es hija de nuestro tiempo, un trastorno invisible e incluso muchas veces socialmente aceptable. La próxima vez que andes por Instagram recuerda que, por más que los influencers promuevan salud y proyecten felicidad, la perfección no existe y ni siquiera es saludable.

Fuente: Vix

COMENTARIOS