Mundial Rusia 2018

De película: los nueve meses de gloria de Zlatko Dalic

El entrenador de la Selección de Croacia asumió en octubre pasado como interino, pasó varios sofocones pero se impuso y consiguió resultados

jueves 12 de julio de 2018 - 9:22 am

Zlatko Dalic está ante la chance que nunca pensó cuando asumió el rol de entrenador de la Selección de Croacia.

El protagonista asumió en octubre de 2017 para la última fecha de las Eliminatorias Europeas, con el equipo al borde de quedar afuera del Mundial de Rusia, y ayer logró la clasificación a la final. Todo en tan sólo nueve meses.

En la penúltima fecha de las Eliminatorias Europeas, Croacia igualó ante Finlandia 1 a 1 y la Federación decidió echar a Ante Calic para darle el cargo a Dalic.

¿El obetivo? Lograr la clasificación del equipo al repechaje para ingresar a la Copa del Mundo, aunque tenía un duro compromiso como visitante ante Ucrania. Una derrota lo dejaba afuera. Sin embargo, consiguió un triunfo por 2 a 0 que le dio la chance de jugar la repesca.

Confiaron en ese milagro de ganar en tierras ucranianas y decidieron mantenerlo para lograr la clasificación ante Grecia.

Lo hizo con contundencia: en el partido de ida, liquidó la serie con una goleada 4 a 1, mientras que en la revancha, el empate sin goles los catapultó hacia el Mundial.

Con poco tiempo y la soga al cuello, Dalic hizo lo que tenía que hacer. Después, el sorteo lo ubicó en el Grupo D con Argentina, Islandia y Nigeria.

Croacia ganó los tres partidos y humilló al equipo nacional con un 3-0 inapelable para quedarse con el grupo y meterse en octavos de final luego de tres Copas en las que no habían superado la primera fase.

Desde ahí, el camino fue de sufrimiento, mucha entrega y corazón. Porque el equipo balcánico superó instancia tras instancia no sin antes correr y meter mucho, llegando hasta los penales en octavos (ante Dinamarca) y cuartos (Rusia), y remontando el marcador en el alargue frente a Inglaterra en la semi, para avanzar a la primera final de su corta historia futbolera (el debut en Copas del Mundo fue en Francia 1998, donde terminaron terceros).

Antes de su llegada al seleccionado croata, no tuvo un recorrido rutilante. Dirigió algunos equipos en su tierra en sus inicios como técnico, pero lo que le dio la chance fueron sus buenos años en los países árabes.

Dirigió al Al-Hilal y al Al-Ain, donde consiguió resultados respetables, pero pasando desapercibido. La Federación de Fútbol de Croacia sorprendió con el desesperado cambio de timón, pero dio sus frutos.

COMENTARIOS