Salud

Nueve errores comunes al lavar la ropa

Tips para lograr que tus prendas se conserven limpias y en buen estado por más tiempo

sábado 14 de julio de 2018 - 7:06 am

¿No sabés cómo calcular el detergente? ¿Mezclás oscuros con blancos? ¿Lavar la ropa te parece cada vez más desgastante? Hay muchos errores que podemos cometer a la hora de lavar la ropa. Mirá esta lista de todas las cosas a las que hay que prestarle atención si no queremos terminar en una lavandería o con una prenda arruinada.

1. Frotás las manchas con furia
Esto puede empeorar la mancha y posiblemente desgastar la tela. En cambio, tenés que ser gentil y metódico. Tratá la mancha tan pronto como puedas; cuanto menos tiempo transcurra, más fácil se va a ir. Y siempre usá un paño blanco para que los colores no se puedan transferir. En lugar de frotar, dale golpecitos a la zona con bastante quitamanchas, trabajando desde el exterior para mantener la mancha contenida.

2. Usás demasiado detergente
El exceso de espuma puede contener la suciedad que se desprende de la ropa y queda atrapada en áreas que no siempre se enjuagan, como debajo de un collar, lo que provoca la acumulación de bacterias. ¿La solución? Usá solo la mitad de la cantidad de detergente que normalmente usas. Aumentá gradualmente esa cantidad si tus prendas no salen tan limpias como quisieras.

3. Llenás mal el lavarropas
Cuando lavás en un cargador superior con detergente líquido, primero se llena con agua, después jabón y, a lo último, agregás la ropa, ¿no? Bueno, no. Este protocolo del pasado estaba destinado a evitar residuos en la tela y la máquina. Pero los detergentes modernos son libres de fosfatos y no dañan la ropa de la misma manera que las fórmulas antiguas. Siempre y cuando no esté usando blanqueador, no metas la ropa después del agua (un dolor, porque la ropa puede flotar). En su lugar, utilizá esta orden para distribuir mejor el detergente: ropa, agua y jabón.

4. Lavás ropa que tiene una etiqueta de “limpieza en seco”
Esto no es necesariamente un error. La mayoría de las prendas que se deberían limpiar en seco pueden lavarse a mano y secarse al aire. Esto incluye fibras naturales, como el lino y la mayoría de las sedas. Primero verificá la solidez del color: humedecé un hisopo con un detergente suave y frotalo en una costura oculta para ver si se desprende algún tinte. Si no, mojá la prenda en agua jabonosa solo una o dos veces, luego enjuagala y enrollala de inmediato para extraer la humedad. Los géneros que no se escapan de la limpieza en seco son el cuero, la gamuza y cualquier cosa con adornos y piezas estructuradas (como blazers).

5. No subís los cierres hasta el final
Los dientes de metal pueden enganchar la ropa delicada y tejida que se lava con la misma carga. Así que si metés jeans o camperas livianas, asegurate de hacerlo.

6. Pero abotonás las camisas para lavarlas
Esto parece una buena idea, pero podés enganchar los botones y desgarrar la ropa. Tomate el tiempo para desabrochar todo antes de tirar la ropa en el lavarropas, te vas a ahorrar un dolor de cabeza después.

7. Usás demasiado blanqueador
Si sos de los que lava con lavandina los blancos, pensalo de nuevo. En realidad no la necesitás para sacar las manchas como la sangre y el sudor. El secreto mejor guardado para tener los blancos más blancos es muy natural y no te deja las manos llenas de olor. Mezclá la ropa, medias, remeras, ropa interior, etc., en una olla grande con agua hirviendo y unas rodajas de limón. Dejala a fuego lento durante minutos y voilá, blancos impecables sin dañar al medioambiente.

8. No nivelás tu lavarropas
Si su lavarropas no está nivelada, las vibraciones pueden dañar tu piso y desgastar los componentes de la máquina. Colocá un nivel en la parte superior de la máquina y ajustá los pies, que generalmente se tuercen hacia arriba y hacia abajo, según corresponda. Si esto no ayuda, refuerce el piso con una pieza de metal o de madera de un centímetro de grosor que es un poco más grande que la base de la máquina. Esto va a ayudar a absorber las vibraciones.

9. Tirás las medias a último momento
Antes de poner un lavarropas, vamos alrededor de la casa buscando cualquier prenda perdida para tirar en la máquina. Si sos de los que vacía el canasto de la ropa sucia como viene, esto te va a dar mucha pereza pero es necesario para no perder más medias. El secreto es ponerlas primero, bien al fondo del tambor, para que no se adhieran a otras prendas.

Fuente: Eme de mujer

COMENTARIOS