Salud

Los siete pilares que mantienen las neuronas sanas

La salud cerebral depende de varios factores que combinados te ayudan a cuidarla

miércoles 4 de julio de 2018 - 5:38 am

Envejecer con el cerebro sano es una preocupación extendida, especialmente desde que la esperanza de vida aumentó en las últimas décadas. Es por eso que se buscan estrategias para no solo mantener la mente activa, sino en el mejor estado posible.

El proyecto de investigación Barcelona Brain Health Initiative (BBHI) busca identificar qué patrones de la actividad cerebral, estilo de vida y hábitos alimentarios tienen una repercusión en el riesgo de desarrollar enfermedades neurológicas o psiquiátricas.

Su objetivo a largo plazo es diseñar recomendaciones adecuadas universales para conservar un cerebro sano.

El cerebro está compuesto de alrededor de 86 mil millones de neuronas, que están agrupadas en distintos sectores y que cada una tiene una especialidad. Según los trabajos de la BBHI estos son los siete pilares que las mantienen sanas:

Salud: las dolencias físicas que sufrís, así como el tipo y eficacia del tratamiento de ésta y el número de visitas al médico inciden en el cerebro.

Alimentación: la calidad y cantidad de lo que consumís, así como el tipo de dieta y si aumentás y bajás de peso de forma frecuente tienen un papel a la hora de prevenir el deterioro cerebral. La recomendación de los especialistas en salud es mantener una dieta variada y equilibrada, limitando las grasas y los azúcares.

Descanso: las funciones cognitivas están relacionadas con la cantidad y calidad de las horas de sueño, si uno ronca o si se despierta varias veces a lo largo de la noche. Los expertos recomiendan que se duerma una media de entre siete y ocho horas diarias para obtener el reposo necesario.

Actividad física: el nivel de sendentarismo y la condición física, así como el tipo y duración del ejercicio que se lleva a cabo y cuántas veces se realiza son determinantes. Para que impacte en las funciones cognitivas, según la BBHI, lo mejor es combinar aeróbico y anaeróbico de forma regular y constante al menos una hora y media a la semana.

Vida social: la interacción y el contacto con otras personas, el número de amigos y la cantidad de tiempo que le dedicás a los mismos resultan claves a la hora de prevenir o frenar el deterioro cerebral.

Funciones cognitivas: los retos y desafíos diarios y problemas de atención o de memoria en la vida cotidiana resultan fundamentales para prevenir o frenar el deterioro cerebral.

Proyecto de vida: tener una razón de ser, una aspiración o un objetivo y poner el foco en eso para lograrlo y ser feliz con ello aumenta la capacidad del cerebro para sobrellevar los problemas de la vida y esquivar la enfermedad.

Fuente: Con Bienestar

COMENTARIOS