Belleza

Cinco humectantes para la piel que tenés en la cocina

Si no querés gastar fortuna en cosméticos, probá estas opciones caseras

jueves 5 de julio de 2018 - 7:04 am

¿Quién dijo que es necesario gastar mucho dinero para cuidar la piel? Nuestra cocina puede ser la fuente de muchas alternativas para potenciar su encanto.

1. Miel

La miel cruda es antibacteriana y un tratamiento muy eficaz contra el acné porque ayuda a destapar los poros, a la vez que constituye un muy buen limpiador. Al tener antioxidantes, previene la aparición de las arrugas y, además, evita el envejecimiento de la piel.

Para usarla, mezclá dos cucharadas de miel con ocho cucharadas de agua hasta formar una pasta que deberás aplicar sobre el cutis y dejar secar. Para retirarla, lavá tu rostro con agua tibia.

2. Crema de leche

La crema de leche es un excelente humectante que encontramos en la cocina y ayuda a dejar la piel suave y brillante. Es perfecta para hidratar todos los tipos de piel debido a que la mantiene hidratada por un largo tiempo.

Sumergí una toallita húmeda en crema de leche fría y colocala en tu rostro entre cinco y diez minutos. Enjuaga con agua tibia y seca en forma suave.

3. Aceite de oliva

El aceite de oliva contiene ácido linoleico, que crea una barrera en la piel para retener la humedad y conseguir una piel suave y nutrida. Además, cuenta con vitamina E. Esta impide el efecto oxidante de los radicales libres, que dañan el colágeno y producen arrugas y resequedad.

Para utilizarlo, frotá un poco de aceite de oliva tibio en tus manos y piernas. Realizá un masaje suave con movimientos circulares. Dejá que el aceite de oliva actúe por 30 minutos y luego tomá una ducha.

4. Aceite de coco

El aceite de coco cuenta con ácido láurico, que se absorbe mucho más rápido y provee de colágeno al cutis, lo que lo convierte en un excelente antiarrugas.

Para usarlo, buscá aceite de coco orgánico crudo y sin refinar. Toma un poco, calentalo con tus manos para ablandarlo y frotá con él tu piel.

5. Aloe vera

Mantiene la piel hidratada por más tiempo. Es rico en vitamina E y A. Si bien no es un ingrediente para cocinar, podés tener una maceta con una planta en la ventana de la cocina. Para usarla, cortá una hoja de aloe vera y saca el gel con una cuchara, pasalo por tu piel y dejá que se seque durante 10 minutos. Enjuagalo con agua tibia y repetí cada dos o tres días.

Fuente: Vix

COMENTARIOS