Mundial Rusia 2018

El drama del capitán de Nigeria antes del partido con la Argentina

John Obi Mikel enfrentó a la albiceleste sabiendo que su padre estaba secuestrado y amenazado para no decir nada al respecto

martes 3 de julio de 2018 - 11:54 am

El capitán de Nigeria, John Obi Mikel, se enfrentó a Argentina el martes pasado sabiendo que su padre había sido retenido por un rescate, pero no le contó a nadie sobre ello porque los secuestradores amenazaron con disparar “instantáneamente” si las autoridades estaban informadas.

Mikel le dijo a KweséESPN que recibió una llamada de los secuestradores cuatro horas antes del inicio del partido decisivo en San Petersburgo, y exigieron N10 Millones ($28,000) para el regreso seguro de su padre, Pa Michael Obi.

El viejo de Obi se dirigía a un funeral en el sudeste de Nigeria desde Jos cuando fue secuestrado en la autopista Makurdi-Enugu el 26 de junio. Él y su conductor fueron rescatados por la policía, después de un “duelo armado”, el 2 de julio, casi una semana después del secuestro.

Mikel2

Luego, el padre de Mikel fue llevado al hospital para recibir tratamiento, fuentes cercanas a los familiares le informaron a KweséESPN que había sido torturado y que había necesitado varios puntos de sutura. Regresó al hospital el martes después de que algunas de las suturas se rompieron, y Mikel está considerando enviar a su padre al extranjero para recibir tratamiento adicional.

Mikel, hablando con KweséESPN después del rescate, dijo que no les dijo a los directivos de la Federación de Fútbol de Nigeria, ni le dijo a su entrenador Gernot Rohr, sino que se guardó la situación y optó por enfrentar al equipo de Lionel Messi como si nada. “Estaba confundido. No sabía qué hacer, pero al final sabía que no podía dejar caer a 180 millones de nigerianos”, dijo Mikel.

“Tuve que sacarlo de mi cabeza e ir a representar a mi país primero. Me dijeron que dispararían a mi padre al instante si informaba a las autoridades o se lo contaban a alguien. “Y no quería discutirlo con el entrenador porque no quería que mi problema se convirtiera en una distracción para el entrenador o al resto del equipo en día de un juego tan importante. Por mucho que quisiera discutirlo con el entrenador, no pude hacerlo”.

Nigeria perdió ese juego 2-1 ante Argentina y fue eliminada de la Copa del Mundo. El centrocampista voló a su casa en Inglaterra casi de inmediato para lidiar con la situación, y está programado para regresar a China, donde juega.

Pa Obi finalmente fue rescatado por la policía de Nigeria el lunes en Egede, cerca de Udi en el estado de Enugu. La noticia fue anunciada por el Comando de Policía Estatal de Enugu a través de su cuenta oficial de Twitter, y solo entonces Mikel habló públicamente sobre el incidente.

El portavoz del Comando, Ebere Amaraizu, dijo en un comunicado el martes: “Los secuestradores comenzaron a llamar para exigir un rescate de N10 millones antes de que los agentes de la policía actuaran con información de inteligencia y se lanzaran sobre ellos.

“En el proceso del rescate, se produjo un duelo armado entre los agentes de la policía y los secuestradores que obligó a los matones a abandonar a sus víctimas dentro del bosque y fueron rescatados de inmediato”.

Esta era la segunda vez que el padre de Mikel había sido secuestrado. El primero fue en 2011, donde fue liberado después de 10 días. La seguridad se mejorará en torno a la familia del jugador en Nigeria, según el asesor de Mikel.

COMENTARIOS