Despenalización del Aborto

Aborto: cómo fue la presión de la Iglesia

En la Cámara baja persiste la tensión por los escraches previos a la sesión, que incluyeron teléfonos viralizados, pintadas en los domicilios y amenazas a familiares

lunes 2 de julio de 2018 - 5:28 am

En el despacho de un senador que anticipó su respaldo al aborto legal el teléfono suena decenas de veces por día y el mensaje se repite: un particular se identifica y expone argumentos para que cambie de idea.

“Te imaginas que cada llamado es una discusión nueva y no podemos quedar incomunicados”, se resigna ante el portal La Política Online el secretario.

Su jefe se declarara “ateo”, no se conmueve con la presión (que se completa con millones de súplicas por whatsapp), pero a muchos de sus colegas los hizo flaquear y así el debate volvió a tener un final abierto.

Pensaban tener la ley antes de las vacaciones, pero no pudieron: Gabriela Michetti logró estirar la fecha al 8 de agosto. La ayudaron a contener la presión los senadores Federico Pinedo, Esteban Bullrich y la radical Silvia Elías de Pérez, encargados de operar en el Congreso para que no haya ley.

Lograron darle un tiempo suficiente al lobby de los antiabortistas, un colectivo heterogéneo y no siempre coordinado, referenciado en figuras del Episcopado, pastores evangélicos y ONGs como Unidad Provida, sostenida por muchas organizaciones cercanas a la Iglesia.

Las marchas antiaborto en el interior son multitudinarias: reunieron 100 mil personas en Tucumán y coparon centenares de ciudades chicas ante del 13J.

El único mano a mano que pierden con la Campaña del aborto legal es en las puertas del Congreso, que intimida a los legisladores el día de la votación pero no tanto en las semanas previas.

A la presión callejera y política se sumó la iglesia evangélica, que congrega a miles de personas y hace una década son mano de obra silenciosa de las campañas políticas.

Es habitual que ayuden a fiscalizar y repartir boletas de candidatos sin militantes y hasta incursionan en la política partidaria.

COMENTARIOS