Mundo

Seychelles, el paraíso verde del Océano Índico

Arenales a la sombra de palmeras acariciadas por la brisa del Índico, arrecifes de coral a poca distancia de la orilla y una selva que, tierra adentro, acaba de envolver un sueño hecho realidad en medio del océano

lunes 2 de julio de 2018 - 7:45 am

anse-source-argent-seychelless_d84354a4

Esculturas marinas

Las 115 pequeñas islas del archipiélago están ubicadas, literalmente, en medio del Océano Indico, a 4 grados del Ecuador y distantes 1.590 kilómetros de Mombasa, 950 kilómetros del norte de Madagascary más de 1.700 kilómetros de las costas de India. Las islas interiores del archipiélago están compuestas de roca granítica. En la playa de Anse Source d’Argent (La Digue) afloran como esculturas gigantes.

atolon-aldabra-seychelles_bf6666b5_1200x798

A vista de pájaro

El norte del archipiélago alberga uno de los santuarios coralinos más preciados del Índico, el atolón de Aldabra. Seychelles es un destino de fama mundial para bucear por su biodiversidad y por sus cálidas aguas, que se mantienen a 29 ºC todo el año. La emoción la ponen las crías de tiburones de punta blanca o limón, capaces de atravesar la barrera coralina.

aves-marinas-seychelles_3b0285ef_1200x796

Aves marinas en el atolón de Adabra

Situado 1.150 kilómetros al sudoeste de Mahé, Aldabra es el segundo mayor atolón coralino del mundo y Patrimonio de la Humanidad por su flora, fauna y fondos submarinos. En tierra firme viven más de 100.000 tortugas gigantes y varios tipos de aves marinas que, en época de cría, instalan sus nidos entre la vegetación. El atolón carece de alojamientos y solo se visita con excursiones en barco de un día.

ciudad-victoria-seychelles_3e6830f1_1200x468

Victoria

La capital de la República de Seychelles ocupa una amplia ensenada de la isla de Mahé, la mayor del archipiélago. República independiente desde 1976 y gobernada, desde 1993, por un sistema de partidos, las Seychelles cuentan hoy con una población de 90.000 personas, que habitan en 33 islas y viven esencialmente de la pesca de atún y, desde hace poco, del turismo.

coco-de-mar-seychelles_316699de_1333x2000

Coco de mar

El coco de mar se ha convertido en el emblema de las Seychelles. Fruto de la principal de sus palmeras –hay seis especies autóctonas– se ganó el nombre hace siglos, cuando apareció flotando en las costas indias y malayas, donde se llegó a creer que procedía  de un árbol que crecía en medio del océano.

futbol-mahe-seychelles_d61ab368_1200x796

Partido de fútbol en la playa de Beau Vallon (Mahé) al caer el sol

Nada más poner el pie en Mahé, la isla principal abruma con una belleza tropical exuberante. La vegetación se extiende por todas partes y solo se abre para dejar hueco a casas dispersas, cubiertas por un tejado metálico sobre el que repiquetean ruidosamente las breves pero torrenciales lluvias; allí donde no hay una vivienda la jungla es la reina.

habitantes-seychelles_284a9226_1200x796

Respeto por las diferencias

Sonoro y alegre, el criollo es símbolo del entendimiento entre gentes de tan variado origen y creencias. Así, es normal que los católicos –el 95% de la población– acudan a celebraciones hinduistas y muestren el mismo respeto que por su propia religión.

iglesia-catolica-seychelles_37d0bbda_1200x797

Iglesia católica cerca de Anse Boileau (Mahé)

El ritmo tranquilo de los isleños es otra de las señas de identidad más encantadoras de Mahé: conversando de camino a casa, trabajando en las huertas, a la espera del autobús o pedaleando junto a la carretera sin arcén. Lo cotidiano surge a pie de ruta como una tropical y acogedora tarjeta de bienvenida al visitante.

la-digue-seychelles_119f125e_1200x799

La Digue

Anse Patates es una de las playas más bellas de esta pequeña isla. La Digue está situada apenas a 6 kilómetros de Praslin, su ritmo de vida es aún más tranquilo que el de sus vecinas y una buena manera de contemplar la vida rural tradicional.

playa-source-anse-argent-seychelles_12937b42_1200x799

Playa Source Anse d’Argent (La Digue)

Los redondeados peñascos graníticos, el otro icono de Seychelles, tienen su mejor muestra en Anse Source d’Argent. Así se conoce al archiconocido conjunto de calas que componen la más famosa playa del archipiélago.

templo-hindu-seychelles_1d48ec6e_1384x2000

Un pedazo de la India en el corazón de Victoria

Aunque las relaciones comerciales entre la India y las Seychelles se remontan al siglo XV, el primer tamil que desembarcó en Mahé llegó en 1789 procedente de la Isla Reunión para trabajar como asesor del gobernador. El templo de Victoria está presidido por Ganesh, el dios elefante. Su principal cita es el festival Taippoosam Kavadi, en febrero, que desde 1993 llena de música, desfiles, pregarias y ofrendas los patios y alrededores del templo.

templo-hindu-victoria-seychelles_2edc17d6_1304x2000

La Digue

Anse Patates es una de las playas más bellas de esta pequeña isla. La Digue está situada apenas a 6 kilómetros de Praslin, su ritmo de vida es aún más tranquilo que el de sus vecinas y una buena manera de contemplar la vida rural tradicional.

tortuga-aldabra-seychelles_df324381_1200x808

Santuario oceánico

Las praderas submarinas del atolón de Aldabra proporcionan alimento a cientos de especies. Las plantaciones de coco se abandonaron para recuperar la selva original y, gracias a ello, ahora las gigantescas tortugas de Aldabra deambulan libres entre la vegetación. Con hasta 250 kg de peso es, junto a la tortuga de las Galápagos, la más grande del mundo y uno de los seres vivos más viejos del planeta.

valle-de-mai-praslin-seychelles_510d095c_1339x2000

Praslin

El valle de Mai, Patrimonio Mundial, invita a internarse por un bosque de vegetación exuberante y cascadas escondidas. Praslin, la segunda isla más extensa del país, está mucho menos urbanizada que Mahé, a 40 kilómetros. El arrecife coralino frena las corrientes y convierte sus ensenadas y playas solitarias en un lienzo blanco acariciado por delicadas olas.

Fuente: National Geographic

COMENTARIOS