Salud

Barotrauma: la sensación del “oído tapado”

Cómo se produce y cómo se trata esta molesta y dolorosa sensación

lunes 2 de julio de 2018 - 7:10 am

A la molestia del oído tapado se la llama barotrauma ótico o barotrauma del oído, y es un tipo de trauma que aparece cuando se produce una diferencia de presión importante entre la parte interna y la parte externa del tímpano.

No es extraño que nos veamos sorprendidos por la pérdida momentánea de audición, taponamiento o lesiones en el oído a bordo de un avión, buceando, viajando por una ruta de montaña o al atravesar un túnel. En particular en invierno, cuando es más habitual estar resfriado, se suele producir cierta inflamación de las mucosas y obstrucción de los conductos nasales y auditivos que propician sufrir esta lesión.

Cómo se produce

Son varias las situaciones en las que se puede producir esta diferencia de presión en nuestros oídos.

Los más habituales son:

– Cambios bruscos de altitud.

– Obstrucción de la Trompa de Eustaquio.

– Congestión nasal (catarros, sinusitis).

– Inflamación de la garganta.

Sin duda, el más común de todos y con el que casi todo el mundo estará más familiarizado es con el caso de los cambios bruscos de altitud. Se suele producir volando en avión o practicando buceo y se caracteriza por sentir una fuerte presión, dolor de oídos, sensación de taponamiento, pérdida de audición momentánea e incluso mareo son algunos de los síntomas más habituales.

Si, además, un resfriado o una alergia nos producen congestión nasal, los síntomas pueden verse agravados.

En algunos casos, en los que el barotrauma se prolonga de forma importante, pueden darse otros síntomas como el sangrado nasal y de oídos, dolor intenso y agudo, pérdida importante de audición y mareos importantes.

Cómo se trata

En función del paciente y de la gravedad, hay dos tipos de tratamiento si el paciente no mejora por sí solo (que es lo más habitual). Por un lado, está el tratamiento farmacológico (con descongestionantes o antihistamínicos prescriptos por un médico), así como antibióticos para evitar la posibilidad de que se produzca una infección por la obstrucción de las trompas de Eustaquio. Por otro lado, está el tratamiento quirúrgico: cuando los tratamientos farmacológicos no dan resultado, el tratamiento quirúrgico es la única opción. Consiste en insertar tubos de drenaje transtimpánicos y va a ser especialmente recomendable si el paciente tiene que volverse a someter a cambios especialmente bruscos de altitud.

Cómo evitarlo

Como en casi todo, es mejor prevenir que curar y hay una serie de precauciones que podemos tomar y que nos ayudarán a reducir considerablemente las posibilidades de sufrir esta molesta y dolorosa lesión.

– Bostezar: Uno de los remedos más conocidos. Al provocar el bostezo, activamos los músculos que abren la trompa de Eustaquio.

– Masticar chicle: Otro de los remedios más populares. Cuando mascamos chicle, el movimiento que realizamos facilita la compensación de la presión. Tragar algún líquido o alimento produce el mismo efecto.

– Descongestivos nasales (si fueron prescritos por el médico de confianza): Media hora antes del despegue del avión y media hora antes del aterrizaje (momentos en los que se suelen producir los barotraumas) aplicar el spray nasal antiinflamatorio, lo que hará que los conductos que unen los senos paranasales y el oído medio se desbloqueen.

Si es posible, evitá volar en caso de que tengas un resfriado, sinusitis, otitis o te has sometido a una cirugía de oído. Siempre es útil consultar al especialista para evaluar sobre el terreno si en tu caso es seguro viajar.

 Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS