Mundial Rusia 2018

La gente también fue protagonista de la clasificación

En el Estadio de San Petersburgo se vivió un clima digno de fútbol argentino, el público albiceleste copó todas las tribunas e hizo sentir local al equipo liderado por Lionel Messi

miércoles 27 de junio de 2018 - 6:31 pm

“Lo ganó la gente” es una frase muy recurrente semana tras semana en nuestro fútbol argentino. Si bien dicha afirmación puede sonar rara a la hora de ser utilizada, ya que en definitiva son los jugadores quienes terminan metiendo el balón dentro del arco (o no), todo aquel que presenció un partido en una cancha, tanto dentro del campo como en la tribuna, sabe que tiene una cuota de veracidad. ¿Cómo es posible esto si no son los verdaderos protagonistas de la historia?.

El aliento de la gente ha servido en distintas oportunidades para tocar esa fibra íntima en cada futbolista en el momento que estaba ausente, a la hora de mantener la concentración si estás defendiendo un resultado, o para “empujar” al equipo cuando se encuentra en desventaja. Todas cuestiones anímicas, por supuesto, pero que nunca quedan al margen en este deporte.

Lo que pasó ayer en San Petersburgo fue una clara muestra de lo que suele ocurrir en las canchas de nuestro país. El público argentino abarrotó el Estadio de Krestovski y fue el otro gran protagonista de la agónica victoria frente a Nigeria que depositó a la selección en los octavos de final. “Nos sentimos locales”, expresó Nicolás Otamendi una vez concretado el pase a la siguiente instancia.

En ninguna otra ciudad donde jugó el equipo de Lionel Messi y compañía durante el Mundial de Rusia, se vio tanta cantidad de gente como cuando desembarcaron en el aeropuerto de Púlkovo. Las calles repletas alrededor de la concentración Argentina previo al encuentro, apenas avisaban lo que sería el clima dentro de una cancha que contó con 64.468 espectadores y que a la vista de las cámaras de la televisión, sólo pudo percibir camisetas albicelestes.

Más allá de la euforia característica para entonar el himno, se destacó la recibida al plantel cuando salió a hacer la entrada en calor, lo que ya era una señal de unión. Después las ovaciones para Franco Armani (debut en la Selección), Gonzalo Higuaín (quien solía ser de los más resistidos) y la de cada partido, para el capitán argentino, siguieron con las emociones en alza.

Con el correr de los minutos el equipo mostraba intensidad y temperamento para afrontar la dura prueba que significaba el compromiso. La gente aportó lo suyo con cánticos para que no se bajara el ritmo en ningún momento. Cuando las piernas sintieron el cansancio y el resultado 1-1 nos dejaba afuera, también estuvieron firmes con el fervoroso “para ser campeón, hoy hay que ganar”.

Luego llegó el gol de Marcos Rojo, que desató el desahogo de los presentes en las tribunas pero además de 40 millones. Los jugadores entendieron la instancia que afrontaban y lo hicieron como tal. Ahí estuvo la gente para que no aflojaran nunca, por eso también son los otros protagonistas de la clasificación.

Por: Santiago Caruso (@Santiago_Caruso)

COMENTARIOS