Sociedad

El genio loco que engañó a Perón con la promesa de crear soles en el país

Ronald Richter pasó a la historia, no como el genio que él decía ser, sino como "el hombre que engañó al general"

martes 26 de junio de 2018 - 8:30 am

El protagonista podía crear pequeños soles en la Tierra. Eso le hizo creer a Juan Domingo Perón una mañana de agosto de 1948 y eso siguió repitiendo hasta 1991, cuando murió, solo y pobre, en una derruida casona en Monte Grande.

Según detalla el diario La Nación, Ronald Richter pasó a la historia, no como el genio que él decía ser, sino como “el hombre que engañó al general”.

Nacido el 11 de octubre de 1909, en Fallkenau an der Ege, una ciudad perteneciente por entonces al imperio Austrohúngaro y que hoy lleva el nombre de Sokolov, Richter mostró desde joven una personalidad inescrupulosa, fantasiosa y seductora, que lo llevó décadas más tarde a lograr “superpoderes” en la Argentina peronista.

Poco se sabe de su vida antes de ingresar en la universidad Carolina de Praga, donde obtuvo un doctorado en física. De familia bastante acomodada, pasó la Segunda Guerra Mundial en un laboratorio que su padre le montó en Berlín.

Aunque no era nazi, terminó trabajando para el Tercer Reich y ahí conoció al hombre que le cambiaría la vida: Kurt Tank, un prestigioso ingeniero aeronáutico de la Luftwaffe.

En 1948, en medio de un éxodo de nazis que elegían estas tierras para refugiarse, ambos se encuentran en la Argentina. Tank, al mando del proyecto del Pulqui II, el avión que nunca se fabricó en serie. Y Richter, con una mano atrás y otra adelante, pero con un carisma y una capacidad de seducción extraordinarias.

Tank estaba tan subyugado por ese genio loco que lo había impresionado con un proyecto para propulsar aviones con energía nuclear, que decide presentárselo a Perón.

COMENTARIOS