Economía

Tarifas: cuál es el plan del Gobierno para bajar subsidios

El flamante ministro de Energía se abocará en los próximos días a la renegociación de las tarifas con las empresas de electricidad y gas

lunes 25 de junio de 2018 - 5:55 am

En las últimas horas, el Gobierno aceleró las negociaciones con las principales empresas del sector energético para reestructurar el esquema de aumentos en las tarifas de luz y gas que había acordado Juan José Aranguren.

El flamante ministro de Energía, Javier Iguacel, lidera esas conversaciones, que en la Casa Rosada califican como “complicadas en el contexto de una coyuntura complicada”.

En esos primeros contactos, Iguacel les comunicó a los empresarios que la idea es pautar un sendero de incrementos “que los consumidores residenciales y las pymes puedan pagar”.

En los hechos, eso significa que, para el Gobierno, quedó archivada la posibilidad de que las tarifas queden impactadas por la última devaluación, que llevó al dólar de $20 a $27,70 el viernes pasado.

Las negociaciones se abrirán a todo el sector energético. Participarán las compañías de las tres ramas del sector: productoras y generadoras (en el caso de las eléctricas); transportistas y distribuidoras.

Lo más complicado de esta negociación pasa por la manera de compensar a las empresas a las que Aranguren se comprometió a blindarlas de la inflación y de la devaluación.

“Acá la ecuación es que, frente a la adversidad, todos ponen. Incluso las empresas”, señala al portal iProfesional una fuente que sigue de cerca las negociaciones que acaban de empezar.

De acuerdo a proyecciones que se manejan en el sector privado, por culpa de la última devaluación, las tarifas de luz y gas deberían incrementarse entre 60% y 80%. Un ajuste que debería efectuarse en septiembre y octubre próximos.

Tras la escalada del tipo de cambio, Mauricio Macri consideró que esa adecuación sería imposible de absorber por parte de las pymes y por los consumidores residenciales. El cortocircuito con Aranguren por esta decisión sacó al ex Shell del gabinete nacional.

Lo que más preocupa al Ejecutivo, no obstante, son las tarifas de gas. Las boletas se hacen muy onerosas durante el invierno.

Por eso, el Gobierno propondrá un esquema similar a la “tarifa plana”, que haga más homogéneo el consumo que se paga mes a mes.

Una de las ideas que se barajan es que las boletas, directamente, tengan un valor fijo a lo largo del año. “Así la gente y los empresarios saben, de antemano, el dinero que deben separar cada mes para pagar las tarifas. Y no hay sorpresas”.

COMENTARIOS