Tecnología

El dinero no es todo, pero… adolescente millonario se construyó un traje de Dr. Octopus funcional

La pregunta que queda es: ¿la usará para el bien o el mal?

domingo 24 de junio de 2018 - 6:04 pm

Erik Finman, el millonario de Bitcoins más joven del mundo, decidió hacer lo imposible, y llevar de la página de cómics a la vida real la emblemática prótesis de cuatro brazos del Dr. Octopus, el malvado de Spiderman.

Finman, de 19 años, comenzó su carrera en criptomonedas cuando tenía solo 12 años, al invertir un regalo de USD 1000 de su abuela en Bitcoins, y ahora vale alrededor de USD 3 millones, por lo que es considerado uno de los adolescentes más influyentes del mundo. El joven participó en varios proyectos en los últimos años, desde startups hasta una colaboración continua con la NASA, pero su empresa más emocionante hasta el momento es transformar a un fanático de los cómics de 10 años en una versión de la vida real del villano de Marvel Dr. Octopus, con la ayuda de una intrigante prótesis.

31953998_114370949440025_7543779029409595392_n

Aristou Meehan, cuyo padre es amigo de Finman, sufre del síndrome de hipermovilidad, y siempre creyó que tener su propio traje del Dr. Octopus haría las cosas mucho más fáciles para él. Obviamente, las posibilidades de tener en sus manos cualquier dispositivo presentado en los cómics es muy raro, pero eso no impidió que Meehan presentara un concepto viable para las cuatro prótesis de brazo mecánicas. Y cuando Erik Finman lo estudió bien, decidió que valía la pena hacerlo realidad.

dr-octopus-suit-750x421

“Se le ocurrió esta idea de tener su propio traje de Doctor Octopus porque es un gran admirador del cómic, un gran fan de Spider-Man. Dijo ‘esto resolvería mis problemas’”, dijo Finman. “Pensé que era una idea inteligente y adorable. Para mí, hubiera sido genial si alguien me hubiera ayudado a esa edad. Así que me sentí como un alma gemela en muchos sentidos”.

Entonces, el joven millonario armó un “equipo de ingenieros” y se propuso hacer realidad el traje de Dr. Octopus. Pero construir una prótesis adecuada, especialmente una tan avanzada como la del Dr. Octopus costaría normalmente decenas de millones de dólares. Finman y su equipo decidieron confiar en la impresión 3D, creando su propia impresora personalizada. El proceso de diseño y fabricación tomó aproximadamente seis meses, que es un período de tiempo relativamente corto para un proyecto tan ambicioso. Aún así, el resultado fue bastante impresionante.

dr-octopus-suit2-750x437

Fiel a su inspiración, la inusual prótesis presentaba cuatro tentáculos flexibles controlados a través de microcontroladores montados en la parte trasera, y alimentados por un total de ocho servomotores. Los motores en sí están propulsados por una batería de litio de 4 celdas, que es relativamente pequeña, y hace que el peso total del traje (5,6 kilos) sea manejable, incluso para Aristou, de 10 años.

“Todo el traje fue diseñado desde cero, no queríamos usar componentes estándar fuera de los componentes electrónicos, debido a las consideraciones de tamaño y peso, en lugar de usar soportes universales y montajes, diseñamos cada pieza para realizar funciones múltiples, por ejemplo, la pieza base del tentáculo sostiene ambos servos, todo el sistema de cable está articulado en la base para permitir que el usuario se mueva más libremente, y contiene un montón de pestañas y ojales para pasar a través los cables”, dijo Finman.

Por el momento, el impresionante traje del Dr. Octopus de Aristou es solo un prototipo capaz de levantar objetos livianos y hacer que se vea genial frente a sus amigos, o en eventos cosplay como ComicCon, pero también es un signo de lo que vendrá. Erik Finman cree que con más refinamientos y modificaciones, el traje algún día podrá levantar algo tan pesado como un automóvil, y tener aplicaciones en diversas industrias, como la construcción o la industria médica.

COMENTARIOS