Caso Maldonado

Una nueva escucha reveló que Maldonado llevaba bombas molotov durante el operativo de Gendarmería

Una voz en Esquel asegura que la mochila negra, que presumiblemente se quedó en el fondo del río Chubut y nunca fue hallada, tenía “tres molotov” en su interior

domingo 24 de junio de 2018 - 4:59 pm

Una de las grabaciones ordenadas por la Justicia Federal revela que el mediodía del 1 de agosto de 2017, en el territorio ocupado de Cushamen, Santiago Maldonado tenía en su poder varias bombas molotov y que llegó a lanzar algunas en contra de Gendarmería Nacional.

El dato aparece en el diálogo que mantienen el amigo del tatuador, Ariel Garzi, con una mujer desconocida: “El chabón era un ser de luz hermoso. El tema fue así: el 1 de agosto, como no sabía usar la honda, le dejaron a cargo la caja de bombas molotov. Empezó enfrentamiento y los peñi meta toscuso y toncaso. En un momento le pegan el grito: Brujo, Brujo, las bombas, las bombas. Y como el Brujo no respondía, en un momento uno de los peñis se da media vuelta y ve al Brujo tirando de la caja las bombas molotov. Y él, a los toncasos con la mano, digamos. El chabón tenía unos huevos de la reputa madre. Hay que enfrentarse a toscasos con la gorra y a la mano limpia”, le dice Garzi a una mujer de quien se desconoce la identidad.

La conversación, que publicó este domingo Infobae, es una de las que quedaron registradas a pedido del juez Guido Otranto entre agosto y el 30 de septiembre del año pasado.

El 13 de mayo del presente año el juez federal Gustavo Lleral ordenó la destrucción total de estas escuchas, pero la fiscal federal Silvina Avila presentó un recurso para impedir la orden de Lleral, porque los audios podrían dejar al descubierto una “operación” destinada a entorpecer la investigación de la Justicia plantando testimonios y pruebas falsas.

En otro fragmento del intercambio, Garzi hace mención a algo que puede comprenderse como una persona o una organización: “La Uno”, que le había ofrecido sacarlo del país: “Sacarme lo propuso “La Uno”. Sacarme de El Bolsón del país. Pero yo no quiero. Todavía no quiero”, indica.

Garzi le manifestó a sus amigos en la Cordillera, poco después de la desaparición de Maldonado en Cushamen, que se sentía “decepcionado” con los mapuches por la manera en que habían tratado al artesano. Garzi habría llegado a quejarse personalmente ante los referentes indígenas por haberle entregado una “mochila pesada” a un chico “flaco” para que la cuide.

En aquellos días, Garzi también les habría reclamado porque dejaron a su suerte al artesano, siendo que este no sabía nadar y tampoco conocía la profundidad del río: “No nos hubiese pasado, porque yo no lo hubiese dejado solo ni en pedo. Y si él no podía cruzar el río, yo me hubiese quedado a su lado. De eso no tengo ninguna duda”, agrega el amigo de Maldonado. Con esto, Garzi deja entender que el tatuador no recibió la suficiente atención o fue abandonado por los mapuches en el río.

COMENTARIOS