Resto del mundo

La Ópera de Budapest suspendió el musical ‘Billy Elliot’ por esta insólita razón

Periodistas cercanos al Gobierno aseguraron en distintos medios que la obra “incita a la homosexualidad”

sábado 23 de junio de 2018 - 6:19 pm

La agenda autoritaria del Estado húngaro alcanzó un nuevo límite esta semana: tras una durísima campaña homófoba iniciada por un medio de comunicación vinculado al Gobierno del ultraconservador Viktor Orbán, la Ópera de Budapest decidió suspender el musical de Billy Elliot.

La decisión de cancelar las 15 funciones que la institución de titularidad pública tenía previstas para este mes llega tras varias semanas de ataques liderados por diario Magyar Idök, que afirmó que los jóvenes que fuesen a ver la famosa representación corrían el riesgo de “convertirse a la homosexualidad”.

El acoso ha sido tal que el director de la Ópera, Szilveszter Ókovács, asegura que incluso afectó la venta de entradas. La obra, con música de Elton John e inspirada en la galardonada película dirigida por Stephen Daldry (2000), se había representado ya la temporada pasada en Budapest con muy buenos datos de asistencia. Sin embargo, son muchas las voces que sostienen que las enormes presiones políticas llevaron a Ókovács a cancelar el musical, que cuenta la historia de un chico que sueña con convertirse en bailarín profesional ante la oposición de su padre, que quiere que aprenda a boxear. El teatro ha asegurado que el coste de las entradas ya vendidas se reembolsará.

Las organizaciones de derechos humanos han alertado sobre lo ocurrido. “La cancelación del musical es una pésima señal, pero la campaña de odio y homófoba contra la obra desde los medios progubernamentales manda el mensaje inequívoco de que el Ejecutivo alienta y justifica los ataques contra la comunidad LGTBI+”, lamenta Katrin Hugendubel, directora de Incidencia Política de ILGA Europa, una organización paraguas de referencia, que agrupa a distintas asociaciones de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales.

La agresiva campaña homófoba y la cancelación del musical representado durante años en las principales ciudades de todo el mundo es un nuevo capítulo de la Hungría de Viktor Orbán: desde que revalidó su tercer mandato consecutivo el pasado abril, el primer ministro y su Gobierno han aumentado sus ataques contra la sociedad civil. El martes, el Parlamento del país centroeuropeo —miembro de la UE desde 2004— aprobó una ley que cerca a las ONG y criminaliza a quienes ayuden a los inmigrantes indocumentados.

COMENTARIOS