Donald Trump Presidente

Trump y su familia, acusados de utilizar su fundación como chequera

Luego de casi dos años de investigación, la fiscal de Nueva York lo sañaló de utilizar la entidad para financiar su campaña electoral

viernes 15 de junio de 2018 - 5:50 am

El presidente norteamericano, Donald Trump, acosado por varias investigaciones judiciales en su contra, sumó ayer una demanda de la fiscal general de Nueva York por “conducta ilegal persistente” en la fundación que lleva su apellido, y que incluye el respaldo a su propia campaña electoral de 2016.

Barbara Underwood pidió a un juez estatal de Nueva York que disuelva la fundación y prohíba al mandatario, a sus hijos Donald Jr. y Eric, y a su hija Ivanka ocupar cargos de conducción en entidades neoyorquinas sin fines de lucro.

Aunque esta vez la demanda afecta principalmente los negocios millonarios del magnate y no está referida a su actividad en el cargo, inevitablemente tendrá consecuencias políticas por tratarse de una reprimenda extraordinaria para un presidente en funciones.

La fiscal Underwood dijo que la investigación de 21 meses iniciada por su antecesor Eric Schneiderman descubrió una “extensa coordinación política ilegal” que convirtió a la fundación en el brazo económico de la campaña presidencial de Trump. Además realizó una “reiterada y deliberada autocontratación” para beneficiar intereses personales, comerciales y políticos del presidente.

Entre las operaciones ilegales que menciona la demanda figura un pago insólito de 10.000 dólares a Unicorn Children’s Foundation por un retrato del propio Trump comprado en una subasta para recaudar fondos en 2014, y un pago de 100.000 dólares a otra entidad sin fines de lucro para resolver un reclamo legal en 2007.

“Trump dirigió la fundación según su capricho, en lugar de la ley”, señala la demanda.

Las normas de la fundación estipulan que sus fondos pueden ser usados “exclusivamente para fines caritativos, religiosos, científicos, literarios o educativos”, ya sea directamente o a través de otras entidades, sostiene la demanda.

En cumplimiento de lo exigido por las normas fiscales federales, las normas de la fundación prohíben destinar recursos directa o indirectamente para beneficiar a sus directivos o ejecutivos, o candidato político alguno.

Respuesta

En su estilo habitual, la respuesta del presidente republicano llegó a través de una serie de tuits en los que culpó a los demócratas neoyorquinos por la acusación judicial.

“Los sórdidos demócratas de Nueva York, y su ahora deshonrado [y fuera de la ciudad] fiscal general Eric Schneiderman, están haciendo todo lo posible para demandarme en una fundación que recaudó 18.800.000 dólares y entregó a la caridad más dinero del que recibió, 19.200.000 dólares”, escribió Trump. También agregó que no intentará llegar a un acuerdo extrajudicial.

Sin embargo, ya había hecho la misma advertencia con una demanda similar contra la Universidad Trump, y al final el año pasado accedió a pagar 25 millones de dólares en compensación.

Por otra parte, la Fundación Trump emitió un comunicado en el que calificó la demanda como “lo peor de la política”, y acusó a la fiscalía general de mantener sus 1,7 millones de dólares en fondos restantes “como rehenes con fines políticos”.

La demanda presentada ante la Corte Suprema estatal en Manhattan exige 2,8 millones de dólares de restitución más multas, y una inhabilitación de 10 años para que Trump sea director de una organización sin fines de lucro en Nueva York y prohibiciones de un año para cada uno de sus hijos.

El presidente Trump está jaqueado por varias demandas judiciales. La más grave es la que realiza el fiscal Robert Mueller, que lleva más de un año examinando si Trump o su entorno se coordinaron con Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016 y ayudarlo a ganar los comicios, y además examinar si el mandatario pudo cometer un delito de obstrucción a la Justicia al despedir luego al exdirector del FBI James Comey cuando investigaba la trama rusa.

Hace dos semanas, Trump defendió su capacidad de aprobar incluso un indulto para él mismo en caso de ser condenado en esta investigación del fiscal especial. “Tengo el derecho absoluto de perdonarme a mí mismo, pero, ¿por qué haría eso cuando no he hecho nada malo?”, escribió en Twitter.

Otro problema judicial que golpea a Trump es el escándalo sexual con la actriz porno Stormy Daniels.

Después de haber negado durante meses tener conocimiento de que su abogado personal, Michael Cohen, le había pagado 130.000 dólares a la actriz para que mantuviera silencio sobre sus relaciones sexuales con el magnate, Trump reconoció el pago a comienzos de mayo.

La confesión siguió a las declaraciones de Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York y nuevo miembro de su equipo legal, que confirmaron el arreglo con Daniels, incluyendo el reembolso de Trump al abogado, para impedir “falsas y extorsionadoras acusaciones” de la actriz.

Una fundación que no respetó sus reglamentos

Una larga trayectoria

La Fundación Trump fue creada en 1987 y opera en Manhattan. Su última declaración al fisco a fines de 2016 reportó activos por un millón de dólares

Los reglamentos

Las normas de la fundación establecen que sus fondos deben ser usados “exclusivamente con fines caritativos, religiosos, científicos, literarios o educativos”

Evento con fines políticos

La investigación judicial determinó, por ejemplo, que un evento de la fundación en enero de 2016 destinado a ayudar a los veteranos de guerra recaudó 5,6 millones de dólares en donaciones exentas de impuestos. Pero solo la mitad de esa cifra fue a parar a manos de los veteranos y el resto quedó para la fundación

Pagos personales

En varios casos, la fundación hizo pagos judiciales por casos que enfrentó Trump

Fuentes: Agencias AP y AFP

COMENTARIOS