Salud

Cómo evitar los accidentes del bebé

Aunque muchos de ellos aún no caminan, pueden sufrir accidentes tanto en casa como fuera de ella; ¿cómo podemos prevenirlos?

jueves 14 de junio de 2018 - 7:49 am

Durante su primer año de vida, los bebés son muy dependientes de los adultos y aunque muchos de ellos aún no caminan, pueden sufrir accidentes tanto en casa como fuera de ella.

Según la Guía para padres sobre lesiones no intencionadas en la edad infantil, los niños en edad preescolar son víctimas frecuentes de accidentes domésticos, caídas, precipitaciones desde altura, ahogamientos, quemaduras e intoxicaciones. Las lesiones no intencionadas son también la principal causa de dolor, sufrimiento y discapacidad que, a lo largo de la vida, pueden tener consecuencias graves sobre el desarrollo físico, psíquico y social del niño lesionado.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo el 90 por ciento de las lesiones de los niños son resultado de hechos involuntarios o accidentales. Alrededor de 830.000 niños mueren cada año a causa de lesiones, cerca de 2.300 cada día. En España las cifras son inferiores, pero no menos preocupantes: en el año 2016 fallecieron 131 niños menores de 15 años.

Para prevenir todo este tipo de accidentes entre los niños que aún no caminan, algunas precauciones son clave para garantizar su seguridad en el hogar, como recuerda M.ª Jesús Esparza, especialista de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) y de su web Familia y Salud.

Newborn baby boy in hospital cot

Entre otras cosas, hay que utilizar siempre una sillita de seguridad para el coche, adaptada al peso y tamaño del niño, instalarla correctamente y sujetar al niño adecuadamente. Todos los accesorios de seguridad se deben comprar siempre en tiendas de confianza, y deben estar homologados para garantizar la seguridad del recién nacido.

Además, no conviene confiarse y, en estos primeros meses de vida, un adulto debe vigilar al bebé en todo momento, pues hay accidentes que no se pueden prevenir más que con los cuidados de los padres, como subraya Esparza, miembro del grupo Prevención en la Infancia y Adolescencia (Previnfad) de la Aepap y coordinadora de la mencionada guía.

¿Qué puedo hacer para que mi casa sea segura para el niño que va a nacer?

1. Para que el bebé no se asfixie o atragante es importante tener en cuenta una serie de medidas básicas y de sentido común:

  • Los niños deben dormir sin almohadas hasta por lo menos los dos años.
  • Los barrotes de la cuna han de estar separados por una distancia menor de 8 cm para que su cabeza no pueda quedar atrapada entre ellos por accidente.
  • Es conveniente evitar cintas y lazos en la ropa y ponerles adornos, pulseras o cadenas que puedan conllevar riesgo de asfixia.
  • No se debe forzar nunca a un niño a comer. Que no coma mientras se ríe. No darle alimentos duros como zanahoria cruda, frutos secos, caramelos, …
  • No dejar objetos pequeños a su alcance (como medida indicativa, no le ofrezca nada que quepa por el tubo del papel higiénico).

CQ41VocWcAQ2gCl

2. Para que no se caiga o se haga menos daño si lo hace:

  • No debe usar andador o tacatá. Es muy peligroso y su uso no supone que el niño vaya a aprender antes a andar.
  • Ponga esquineras en las mesas o muebles para protegerles de posibles golpes.
  • No ponga sillas o muebles bajo las ventanas. Ponga sistemas de protección en las ventanas para que no se puedan abrir del todo.
  • Utilice vallas de protección si la casa tiene escaleras.
  • Mientras el niño está aprendiendo a andar, evite las alfombras en casa para facilitarles el deambular.

3. Para que no se ahogue:

  • En la bañera hay que vigilarle siempre, aunque tenga poca agua. Hay estudios que indican que incluso dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé pueda ahogarse.
  • Si la casa tiene piscina utilice una valla que la rodee totalmente.
  • Nunca deje a otros niños mayores a cargo de un bebé.

4. Para que no se intoxique:

  • Guarde las medicinas y los productos de limpieza fuera del su alcance.
  • Tenga a mano el número del Servicio de Información Toxicológica 91 562 04 20. Llame si ha ingerido cualquier tóxico (productos de limpieza, químicos, medicamentos, plantas…).

5. Para evitar quemaduras:

  • Vigile la temperatura del agua del baño.
  • En la cocina, utilice siempre los fuegos más alejados. No lleve al niño en brazos mientras cocina o porta líquidos calientes. Si el bebé gatea y el horno es bajo, no le deje entrar en la cocina mientras esté encendido.
  • Tape los enchufes en toda la casa en cuanto el niño comienza a gatear.

Y si va a la guardería, ¿qué precauciones he de tener?

Los accidentes son mucho más frecuentes en el hogar que en las guarderías puesto que estas instalaciones están adaptadas a los niños pequeños con mobiliario adecuado y personal entrenado. Compruebe que el centro que ha elegido para su hijo cuenta con todos los permisos.

Fuente: Cuidate plus

COMENTARIOS