Sociedad

Los extranjeros se duplicaron en apenas ocho años en la Argentina

Los interesados apenas deben acercarse a las oficinas públicas con documento de origen y dos fotos 4x4 para recibir, gratuitamente, una credencial de “residencia precaria”

lunes 11 de junio de 2018 - 8:35 am

De mantenerse los actuales niveles de migración (mil radicaciones aprobadas cada día hábil), el país se expone a llegar a un 40% de pobreza en 2030 y al 50% en 2040.

Según indica el portal Tribuna de Periodistas, sin embargo, terminarán sus días en una sociedad donde uno de cada dos compatriotas no podrá siquiera cumplir cada mes con las necesidades básicas de alimentación, hogar y vestimenta.

¿Cómo comenzó a desarrollarse este fenómeno que hoy es explosivo?

En 2008, cuando el ex presidente Néstor Kirchner implementó el llamado “Plan Patria Grande” (que flexibilizó como nunca las exigencias para radicarse en la Argentina), el número de extranjeros que solicitan residencia aquí comenzó a crecer de manera sistemática.

Actualmente, hemos llegado a un guarismo cercano a las mil personas por jornada que son aceptadas en la Dirección Nacional de Migraciones.

Los interesados apenas deben acercarse a las oficinas públicas con documento de origen y dos fotos 4×4 para recibir, gratuitamente, una credencial de “residencia precaria” que los habilita a estudiar, trabajar y permanecer en Argentina sin inconvenientes.

En la práctica, a lo sumo una semana después de su arribo ya tienen papeles oficiales y un número de CUIL para desempeñarse en cualquier tipo de trabajo.

En una segunda fase, deberán presentar un certificado de antecedentes penales y con ello conseguirán DNI y una residencia temporaria por dos años que les otorgará los mismos derechos civiles de un argentino. Inclusive, podrán votar en comicios municipales y provinciales.

Los inscriptos en 2017 fueron mayoritariamente paraguayos (60 mil), bolivianos (40 mil), venezolanos (30 mil), peruanos (20 mil), colombianos (16 mil), brasileños (8 mil), chilenos (cuatro mil), ecuatorianos (tres mil), uruguayos (tres mil) y chinos (2700).

A estos guarismos debemos sumarles las decenas de miles de ciudadanos foráneos que permanecen en esta geografía sin contar con papeles oficlales.

Basta señalar que el cónsul paraguayo en Buenos Aires, Jorge Riquelme, reconoció que cerca de 300 mil de sus connacionales habita aquí de manera irregular.

La progresión de los últimos años arroja una serie de resultados que estremecen. Para que quede claro: la Argentina (215 mil) recibió más gente en 2017 que toda Europa (180 mil).

Según el Censo 2010, la República Argentina tenía por entonces apenas 1,8 millones de entranjeros, menos de un cinco por ciento de su población.

COMENTARIOS