Política

A pesar de estar inhibido, el segundo de Zannini puso en venta su mansión de Puerto Madero

El departamento de casi 500 m2 se vende por cuatro millones de dólares

domingo 10 de junio de 2018 - 2:32 pm

Se delató solito, y de la forma menos esperada: Carlos Liuzzi, el “monje negro” de Carlos Zannini, publicó un aviso en una inmobiliaria para vender su propiedad en Puerto Madero, una venta imposible ya que, en octubre del año pasado, el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi dispuso la inhibición de sus bienes en la causa por enriquecimiento ilícito.

“Excelente triplex de 4 ambientes con dependencias de servicios, vistas panorámicas a la Ciudad, cava de vinos/champagne, 3 dormitorios en suite con vestidor, y una terraza propia de 165 m2, con parrilla, hidromasaje y solarium”, lee el aviso, que asusta por el precio: 4 millones de dólares.

Pero esta no es la única irregularidad: según detectó Nicolás Pizzi en una investigación de Infobae, con bases de datos públicas de Estados Unidos, Liuzzi ya vendió un departamento en Miami que pertenecía, en los papeles, a uno de sus socios, aunque siempre se le adjudicó al ex funcionario.

El ex subsecretario de Legal y Técnica compró su departamento, ubicado en la calle Martha Salotti al 500, en marzo de 2013 y lo utilizaba como su vivienda principal. Tiene una superficie total de 489 m2, incluyendo una envidiable terraza al aire libre con todas las comodidades.

Según la última declaración jurada de Liuzzi, de 2015, la propiedad tenía un valor fiscal de $7.260.000. Puesto en el mercado, la realidad es diferente: 4 millones de dólares, unos $104.000.000 al cambio actual.

Cuando tuvo que justificar semejante inversión, el ex funcionario declaró ante la Oficina Anticorrupción que utilizó un crédito del Banco Nación y la venta de otra propiedad.

Aunque tenga el cartel de venta, el departamento no puede venderse. “Hay una inhibición vigente, no puede hacerse una escritura. A lo sumo podría firmarse un boleto, como una operación privada entre dos partes, pero es una operación riesgosa, especialmente para el que lo compra”, explicó una fuente judicial ante la consulta de Infobae. Y agregó: “Si se hace un boleto e interviene un escribano, igualmente debería informarlo”.

En Tribunales no sorprendió la venta del departamento: Liuzzi ya había deslizado sus intenciones de desprenderse de algunos de sus bienes para mudarse a Italia.}

COMENTARIOS