Mundo

Un viaje por el territorio mágico de Asturias

Aldeas, cuevas con pinturas rupestres y bellos templos prerrománicos son algunos de los puntos de interés de este Principado

sábado 9 de junio de 2018 - 7:36 am

bosque-lindes-asturias_fcd5123e

En Lindes (concejo de Quirós) se inicia una ruta circular de 7 kilómetros por uno de los hayedos más extensos de Asturias, en el P. N. de Las Ubiñas La Mesa. La Peña Ubiña (2.417 m), techo del parque, es la segunda cima más alta de Asturias después de los Picos de Europa.

ermita-santa-cristina-asturias_0c3a0a13

La ermita de Santa Cristina (siglo IX), uno de los más bellos ejemplos de prerrománico asturiano, se erige sobre una colina del valle del río Lena.

oso-pardo-asturias_c63af825_1333x2000

Al sur de Oviedo, en la ruta hacia el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, el viajero penetra en el reino de uno de los animales más esquivos de nuestro territorio, con permiso del lince. Hablamos del Ursus arctos, el oso pardo europeo. España es uno de los reductos donde vive en libertad. De los 250 ejemplares contabilizados, 200 se hallan en Asturias.

quesos-asturias_acadd459_1293x2000

La ruta de los quesos asturianos permite descubrir pueblos y aldeas perdidas entre bosques, pastos y montañas. A los famosos Cabrales, Afuega’l Pitu, Gamonéu y Casín, todos con denominación de origen, se pueden añadir decenas de variedades locales, algunos de producción tan pequeña que solo se venden in situ.

senda-del-oso-asturias_1ec21bbf

Los valles del oso son paisajes aislados del sur asturiano que se han preservado como el hábitat de una fauna excepcional, en la que el oso es el rey. La señal de tráfico que recibe al visitante cuando llega a Asturias muestra dos osos cruzando una carretera con la palabra “Atención”.

valles-del-oso-asturias_f2780355

Los valles del oso son paisajes aislados del sur asturiano que se han preservado como el hábitat de una fauna excepcional, en la que el oso es el rey. La señal de tráfico que recibe al visitante cuando llega a Asturias muestra dos osos cruzando una carretera con la palabra “Atención”.

Fuente: National Geographic

COMENTARIOS