Redes Sociales

Echaron a un ejecutivo de Crossfit tras un insólito tuit

Ocurrió en Estados Unidos, donde uno de los principales empleados de la compañía tildó de "pecado" el hecho de festejar el orgullo gay en uno de sus gimnasios, lo que derivó en una catarata de críticas

viernes 8 de junio de 2018 - 2:17 pm

Crossfit tuvo que salir a desmarcarse de los dichos de uno de sus principales ejecutivos en Estados Unidos, Russell Berger, quien tildo de “pecado” a la decisión de festejar el orgullo gay en uno de sus gimnasios.

Berger festejó en Twitter que uno de los gimnasios de la cadena en Indianapolis cancelara un evento que se iba a hacer en el lugar, en apoyo a la comunidad gay. El evento había sido preparado en conjunto por algunos profesores de Crossfit y muchos de los habituales usuarios del gimnasio. Sin embargo, el dueño del “gym” decidió cancelar el evento por no estar de acuerdo con el festejo y su decisión derivó en una catarata de cancelaciones en la membresía de muchos clientes indignados.

Quien sumó más leña al fuego fue Berger, quien felicitó en Twitter al dueño del gimnasio por su decisión.

“Como alguien que considera que celebrar el Día del Orgullo Gay es un pecado, quiero destacar el coraje del gimnasio #CrossfitInfiltrate por mantener sus convicciones y negarse a hacer un evento a favor del Día del Orgullo Gay en Indianápolis. Es increíble la reacción del movimiento gay ante cualquier mirada diferente a la de ellos”, escribió en su cuenta de Twitter.

screen_shot_2018_06_06_at_8-31-09_pm_01_01

De inmediato, comenzaron a lloverle críticas, que obligaron a Cross Fit a remover de su cargo a Berger.

Luego, consultado por The Washington Post, el ejecutivo defendió su postura: “Como cristiano, creo que todos, incluido yo mismo, somos culpables de romper nuestras obligaciones morales hacia Dios y eso merece castigo”.

Y agregó: “Mis comentarios fueron imprudentes y obligó a mi compañía a ponerse en una posición difícil, lo que lamento profundamente”, remarcó en el mensaje de texto. “Estoy particularmente triste por mi empleador y mis compañeros de trabajo, que hacen un trabajo increíble y que son capaces de cambiar la vida de millones de personas, y ahora se ven obligados a responder con su tiempo y recursos a esta situación”.

COMENTARIOS