Mundial Rusia 2018

Con Messi como bandera, imposible no ilusionarse

Sin un proyecto futbolístico consolidado, la Selección Argentina tiene derecho a soñar con ser campeona del mundo en Rusia gracias al mejor futbolista del planeta

miércoles 6 de junio de 2018 - 4:08 pm

Tres directores técnicos, 4 presidentes de AFA, una participación en Juegos Olímpicos improvisada y sin jugadores, sumado a una clasificación ajustada sobre la última fecha; estas y algunas cosas más son los obstáculos que tuvo que atravesar la Selección Argentina durante el proceso de Eliminatorias para meterse en Rusia 2018. Sin dudas un clima insostenible para cualquier equipo.

Sin embargo, el combinado dirigido por Jorge Sampaoli tiene un nombre dentro de los 23 futbolistas convocados que rompe con cualquier barrera, sortea los imponderables y diferencia a dicho seleccionado del resto: Lionel Messi.

El astro del Barcelona es el único de los 736 jugadores que competirán en la máxima cita del fútbol capaz de levantar la copa frente a la adversidad de no tener una estructura que lo respalde. Hasta en muchos casos peleando contra ella, cualidad que demostró desde Brasil 2014 al día de hoy y que se vio reflejada en el campo con su hattrick ante Ecuador como punto más alto.

Alemania cuenta con un proyecto sustentable y con resultados a la vista, Brasil alcanzó un nivel futbolístico durante el camino al Mundial arrollador y España posee una plantilla envidiable para cualquier país; pero ninguno tiene al mejor futbolista del mundo. Argentina sí, pese a no contar con las virtudes de las potencias recientemente nombradas.

A partir de Messi surge el sueño de toda una nación, que se acostumbró a ser candidata por la jerarquía de sus individualidades, razón de haber llegado a tres finales de manera consecutiva. Hoy la realidad es distinta, los años pasaron y el equipo perdió el brillo, además de no encontrar un funcionamiento potable hace tiempo.

Pero el único y gran motivo por el cual podemos sentarnos a mirar la Copa del Mundo con la fe intacta de obtener el título, se debe a la presencia del capitán argentino. La ausencia de cualidades que debe tener una selección campeona, son contrastadas por la luz de esperanza que él representa, porque si está el 10 como bandera es imposible no ilusionarse.

 

Por: Santiago Caruso (@Santiago_Caruso)

COMENTARIOS