Judiciales

Ordenan la captura internacional de una búlgara, presunta testaferro de Ricardo Jaime

Se trata de Nina Lozeva, una mujer que mintió para poder salir del país y ahora se encontraría en Bulgaria; en 2010, la mujer dijo ser la verdadera dueña de un departamento donde vivió el ex funcionario

miércoles 6 de junio de 2018 - 11:29 am

La Justicia argentina ordenó la captura internacional de la ciudadana búlgara Nina Lozeva, a quien investigan como presunta testaferro del ex secretario de Transporte durante el kirchnerismo, Ricardo Jaime. Lozeva había pedido un permiso para viajar a Bulgaria, pero luego nunca regresó.

Su vínculo con la causa comenzó cuando se presentó en 2010 en los tribunales de Comodoro Py, donde aseguró ser la dueña del semipiso de la avenida Figueroa Alcorta 3050. A partir de allí, la búlgara comenzó a ser investigada como presunta testaferro de Jaime en la compra de un departamento adonde el funcionario se mudó apenas desembarcó en Buenos Aires al asumir la secretaría.

Prófuga

Durante la investigación, en 2017, Lozeva pidió un permiso a la Justicia para viajar a Bulgaria, aduciendo que su suegra se encontraba enferma de cáncer. Desde un comienzo, el certificado de salud de su suegra que presentó generó sospechas, ya que la fecha del mismo era de febrero del 2017, nueve meses antes de la solicitud.

A pesar de ello, los jueces la dejaron viajar entre el 11 de diciembre y el 24 de enero de este año. Sin embargo, cuando llegó el momento de regresar, la búlgara intentó dilatar su regreso al presentar a través de su abogado certificados médicos sobre supuestos brotes de fiebre de su pequeña hija. Luego mostró un nuevo certificado psicológico en el que decía que su hija menor atravesaba un cuadro traumático por episodios de inseguridad que había sufrido previo a su viaje de diciembre a Bulgaria.

Sin embargo, la Justicia determinó que el certificado psicológico era una copia de uno idéntico que Lozeva había presentado en el jardín de infantes 59 de la ciudad de Sofia para justificar la inasistencia de su hija menor. De esta manera, quedaba demostrado que la búlgara no tenía intenciones de regresar a la Argentina ya que planeaba mandar a su hija al colegio en Bulgaria, con el objetivo de instalarse en ese país.

Ya con la Justicia sospechando sobre las evasiones continuas de Lozeva por regresar al país, llegó un pedido de la mujer para poder residir en Sofía hasta que el juicio iniciara. “Nina Lozeva mintió al Tribunal”, señalaron los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero, quienes concluyeron que “la verdadera intención de la imputada al salir del país con destino a la ciudad de Sofía, República de Bulgaria, no fue visitar a su suegra enferma, sino radicarse junto a sus hijas en su país de nacimiento”.

A raíz de esta situación, pidieron su captura internacional.

COMENTARIOS