Belleza

La cirugía que va tomando terreno en la estética

Las famosas que marcaron tendencia

viernes 1 de junio de 2018 - 7:04 am

El aumento de las caderas es impulsado por celebridades defensoras de lucir sus curvas como Kim Kardashian, Beyonce, Jennifer López, Kendall y Kylie Jenner, Bella Hadid o Amber Rose.

Tradicionalmente, las mujeres que pedían aumentar las cadera eran aquellas con una distribución de la grasa andrógina (líneas rectas), pacientes con lipodistrofia (alteración de la distribución de grasa debido a medicación) y en la cirugía de cambio de género.

Sin embargo, el cirujano plástico famoso por ser pionero en el aumento de glúteos con transferencia de grasa denominado Brazilian Butt Lift, Foued Hamza, confirmó al Daily Mail que la tendencia de varias famosas de mostrar sus voluptuosas caderas en malla en las redes sociales generó que sus clientas empezaran a pedir operaciones en las que lograran proporciones similares.

Según precisó el especialista, las pacientes solicitan transferencias de grasa de su estómago a sus caderas, una cirugía cuyo precio oscila entre 8 y 13 mil y dólares. El doctor sostuvo: “Es una silueta de cuerpo con curvas en su conjunto lo que quieren lograr, no se trata simplemente de proporcionar a las mujeres un aumento de glúteo”.

Una relación cintura-cadera de 0,7, o una medida de la cintura de exactamente el 70 por ciento de las caderas, ha sido durante mucho tiempo considerado como el ideal. “Mis pacientes acuden cada vez más y piden remodelar su cuerpo de acuerdo con la proporción áurea entre la cintura y la cadera, quitando la grasa de la cintura y barriga, y luego agregarlo a las caderas y las nalgas para obtener el famoso número 0.7”, detalló.

En el caso de que no haya grasa suficiente para modelar las caderas existe la posibilidad de poner implantes. Esta técnica fue publicada por primera vez en el Aesthetic Plastic Surgery hace 6 años.

Los resultados de esta técnica son buenos, aunque el mayor riesgo es que el implante se desplace y necesite su recolocación. Por eso al principio hay que tener cuidado con los movimientos bruscos e intensos y se recomienda seguir al pie de la letra las indicaciones de reposo que marca el médico.

Otra opción es realizar una cirugía en la que se combinan ambas técnicas: se colocan implantes y si hay algo de grasa que trasplantar se usa también para aumentar el efecto.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS