Champions League

Real Madrid le ganó 3-1 al Liverpool y se consagró tricampeón de la Champions League

La final en Kiev fue de alto voltaje: Una inolvidable chilena de Bale y dos errores del arquero Karius le dieron la decimotercera Champions al Merengue. En el primer tiempo cuando los ingleses estaban mejor, Mohamed Salah tuvo que salir por una lesión en su hombro.

sábado 26 de mayo de 2018 - 3:42 pm

Real Madrid se consagró tricampeón de la Champions League. Sangre, sudor y lágrimas dejó el equipo de Zidane en Kiev para defender el título ante un Liverpool que comenzó un primer tiempo magnífico. La lesión de Salah en el primer tiempo fue determinante junto con los dos errores de su arquero Karius, que abrieron y cerraron el partido. En el medio, Gareth Bale ensayó una chilena inolvidable para romper el empate de Mané.

Los Reds comenzaron haciendo un partido de final en Kiev. Apretó a la última línea madridista, ahogando a los centrales parándose bien arriba en el campo. Merodeó con peligro en todo momento el arco de Navas, llegando con velocidad por los costados. La más clara fue un remate de Arnold. Todo empezó por la banda izquierda con Mané, centro para Firmino que rebotó en la defensa para quedarle al lateral derecho, Arnold tiró a puerta, pero Keylor tapó increíblemente sin dar rebote.

Después de esa jugada sucedió lo peor para los ingleses: Mohamed Salah cayó mal disputando una pelota con Ramos. El egipcio cayó sobre uno de sus hombros, probó seguir, pero terminó saliendo del campo rompiendo el llanto.

Con la salida de la figura del Liverpool, el partido entró en una meseta futbolística. En cuanto a lesiones, el Madrid también tuvo una baja: Carvajal fue remplazado, también con lágrimas.

El complento mostró a un Liverpool todavía aturdido por la baja de su estrella, y el Madrid empezó a conquisar terreno hostil. Casi que sin proponérselo se adelantó 1 a 0 en Kiev, tras un insólito blooper de Karius: intentó sacar rápido con sus manos cuando tenía a Benzema merodeando por el área. El francés estiró su pierna y la pelota se terminó metiendo.

Sin embargo, los Reds encontraron rápidamente el empate desde un tiro de esquina. Van Djik se elevó más que todos y Mané pudo empujar la pelota en la segunda jugada. Empate 1 a 1 e ilusión para los de Anfield.

Todo en unos minutos, la segunda mitad fue dramática. Con el empate, Zinedine Zidane metió mano en el equipo cambiando a Isco por Gareth Bale. Y el galés le respondió enseguida: ensayó una chilena fenomenal de un centro de Marcelo que se metió en el ángulo de Karius. La acrobacia inolvidable de Bale adelantó al Madrid 2 a 1 en Kiev.

Loris Karius no se va olvidar más de esta noche. Tras protagonizar un insólito blooper en el primer gol de Benzema, falló también en el tercer gol: en un remate potente de Gareth Bale -que no suponía mayores problemas-, el alemán dudo en despejarla con los puños, terminó poniendo las manos muy frágiles y la pelota se le metió adentro del arco.

Bale terminó siendo la carta de Zidane, algo que no tuvo Klopp en los relevos de su Liverpool. El Madrid termina de afianzar la idea de que esta competición está ideada para ellos: tres finales y tres títulos de Champions.

COMENTARIOS