Salud

Cómo cuidar nuestros pies en la pedicura

A la hora de embellecer nuestros pies, debemos tener en cuenta una serie de factores para evitar complicaciones

domingo 27 de mayo de 2018 - 7:23 am

Debido a la carencia de medidas de esterilidad que presentan algunos gabinetes de estética, principalmente nos encontraremos con infecciones causadas por hongos y bacterias cuyas complicaciones pueden dar lugar a otros problemas de mayor gravedad.

Si se acude a un centro de estética, ¿qué prácticas habría que evitar? En caso de acudir a un gabinete estético para hacerse la pedicura, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones:

1. Cortar y/o retirar cutículas.

Evitaremos la manipulación directa sobre cutículas o anejos cutáneos anexos a la uña para no dañarla y preservarla de infecciones. No hay que olvidar que las cutículas tienen una función de protección y la retirada de las mismas puede abrir una vía de entrada a diferentes microorganismos que provocan infecciones.

2. Limar o cortar durezas.

Si se realiza un tratamiento estético del pie, siempre asegurarse de que solo se liman las zonas superficiales del pie con objetos desinfectados o de un solo uso y nunca hacerlo sobre zonas lesionadas o heridas previas que podríamos tener como, por ejemplo, una ampolla.

3. Cortar callos.

No permitir acceder a la eliminación de callosidades con instrumentos cortantes o punzantes y/o no estériles. Estos centros no están capacitados ni tienen permitida dicha práctica.

4. Esmalte permanente.

Por un lado, advertir de que un esmalte permanente no deja transpirar a la uña y, por ello, debe ser revisado con frecuencia para controlar su integridad. Por otro lado, indicar que la falta de transpiración de la uña hace que se acumule humedad entre ésta y el esmalte, pudiendo dañarla. Ese es el motivo por el que el esmalte permanente puede ser también muy contraproducente en uñas que estén previamente infectadas.

5. Lámparas para secar las uñas.

Las lámparas han de ser desinfectadas en cada uso, ya que la superficie de la piel en contacto con este aparato puede dar lugar a la proliferación de hongos y bacterias debido al propio uso y a la temperatura. No se debería acceder a centros de los que se sospeche o no tengan un mínimo de higiene.

Consejos para una pedicura casera saludable

  • No utilizaremos productos que puedan agredir la piel. Solo emplearemos jabones neutros y agua tibia. Es muy importante que el agua nunca esté caliente. 
  • No cortar en exceso las uñas y siempre hacerlo dándole forma recta sin entrar en los laterales para que no aparezcan uñeros.
  • Para evitar problemas, no retirar pieles o manipular las uñas con objetos que puedan hacernos sangrar o no estén desinfectados.
  • Si al finalizar la pedicura se opta por masajear con crema, evitar los espacios interdigitales para no sobrehidratar estas zonas que de por sí están poco ventiladas.

Fuente: Cuidate plus

COMENTARIOS