25 de Mayo

Mario Poli: “La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara”

Lo dijo el arzobispo de Buenos Aires en el tedeum, que se celebró en la Catedral por el 25 de Mayo; participaron Macri y el gabinete

viernes 25 de mayo de 2018 - 11:02 am

El presidente Mauricio Macri participó esta mañana del tedeum con motivo de la celebración del 208° aniversario de la Revolución de Mayo en la Catedral Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires. Está a cargo de la liturgia el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, el cardenal Mario Aurelio Poli.

La jornada comenzó las 9 en la Casa Rosada, donde el Presidente compartió un chocolate caliente con invitados.

Luego caminó desde la explanada hasta la Catedral. Durante el trayecto, efectivos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad rindieron honores con banderas, bandas y escoltas. Antes del oficio, Macri y Poli dejaron una ofrenda floral en el mausoleo donde están los restos de José de San Martín.

Macri2

La celebración del tedeum -un himno litúrgico solemne de acción de gracias de la Iglesia católica- se realiza todos los 25 de mayo en agradecimiento a Dios por el primer gobierno patrio de 1810. Después de la celebración religiosa, Macri ofrecerá un almuerzo en la residencia de Olivos.

El cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, rechazó el aborto en el tedeum y dijo que “debemos desconfiar de los logros instantáneos”. Lo hizo en la mañana del viernes ante el presidente Mauricio Macri, al cumplirse un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.

“La indiferencia y el egoísmo de los ricos frente a los pobres no pasan inadvertidos frente a los ojos de Dios”, comenzó diciendo Poli, parafraseando al Nuevo Testamento. Y siguió: “Si hoy celebramos un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo es porque Dios padre acompañó el camino. Nuestra nación siempre tiene destino. Siempre habrá futuro para la Argentina si confiamos en él y levantamos la barrera de la desconfianza entre nosotros. De lo que debemos desconfiar es de los logros instantáneos”.

Poli

“El primer deber de un Estado es cuidar la vida de sus habitantes, especialmente de los más pobres y débiles. Cito al papa Francisco: ‘La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí esta en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada’. Que vivan los dos. Para Dios no hay excluidos”, agregó el cardenal, en una clara referencia al debate sobre la legalización del aborto que por estos días transcurre en el Congreso.

COMENTARIOS