NBA

Houston superó a Golden State y está a una victoria de la final

Los Rockets vencieron 98-94 a los Warriors y lideran 3-2 la final de la Conferencia Oeste. La alegría se vio algo empañada por la lesión de su base Chris Paul

viernes 25 de mayo de 2018 - 8:26 am

Houston Rockets derrotó este jueves 98-94 a Golden State Warriors en el quinto juego de la final de la Conferencia Oeste de la NBA, y lidera 3-2 la serie.

Con esta victoria, los texanos están a un triunfo de disputar las Finales por primera vez desde 1995 y de destronar a los vigentes campeones, que echaron en falta al lesionado Andre Iguodala y terminaron sucumbiendo en un encuentro marcado por la tensión, la intensidad y la máxima igualdad.

La alegría de Houston se vio algo empañada por la lesión de su base Chris Paul quien, tras un magistral último cuarto tuvo que abandonar el partido antes de tiempo. Su participación en el sexto juego, el sábado a las 22, está en el aire.

El choque entró en los últimos compases totalmente igualado, pero los Warriors fallaron varios lanzamientos liberados y Draymond Green perdió el balón en la penúltima posesión visitante para sepultar las esperanzas de los vigentes campeones.

Con Iguodala fuera del partido, Steve Kerr optó por alinear nuevamente de inicio a Kevon Looney como pívot, y este se alternó con el novato Jordan Bell y el veterano David West en la pintura.

Los Rockets, con la moral por las nubes luego de terminar con la racha de 16 triunfos consecutivos locales en playoffs de los Warriors, lo apostaron todo a su férrea defensa y a las jugadas individuales uno contra uno de Paul y James Harden.

La “Barba” vivió uno de los peores choques que se le recuerdan, con una serie de 0/11 desde la línea de tres, que se unió a los últimos nueve triples errados en el cuarto partido. En el quinto terminó con 19 puntos y balance de 5/21 en el lanzamiento.

Con Harden irreconocible y Paul errático en los primeros compases, la zaga mantuvo con vida a los locales, hasta el punto de impulsar una ventaja máxima de 11 unidades a mediados del segundo cuarto.

Los texanos castigaron las 18 pérdidas visitantes con 18 tantos, penalizando una y otra vez cada descuido, y arrancaron con un parcial de 8-2, tomando una diferencia que no soltaron hasta el tercer periodo.

Con un irregular Stephen Curry y un Klay Thompson con molestias físicas, Kevin Durant se echó a los Warriors a la espalda, pero no fue suficiente.

Así, los Rockets ganaban 23-17 al final del primer cuarto y los “Splash Brothers” abandonaban la pista sin ver el aro por primera vez en la temporada.

Pero el “Chef” empezó a cocinar deprisa en el segundo, con siete tantos seguidos en apenas tres minutos y terminó la contienda con 22, siete rebotes y seis asistencias.

Mientras, Paul y Harden se combinaban para seis tantos por los 29 del resto de compañeros. Con ellos fuera de la ecuación, Eric Gordon, desde la banca (24), y Clint Capela (12 y 14 rebotes) emergieron.

Con todo, el choque se marchó al descanso con un igualado 45-45 y 18 tantos de Durant en 19 minutos, por solo dos Paul enfrente.

Tras el paso por vestuarios, los Warriors recuperaron la delantera en el marcador y disfrutaron brevemente de una ventaja máxima de cuatro puntos, neutralizada inmediatamente por un brillante Paul, que resucitó tras respirar durante el descanso.

El ex base de los Clippers apareció de nuevo en los compases finales, con cinco puntos consecutivos y un triple imposible para poner a los suyos 81-77, una diferencia que los Rockets ya no cedieron.

Con los nervios latentes, las defensas se impusieron a los ataques, que se estrellaron una y otra vez. Y así Paul se marchó del partido, doliéndose de los isquiotibiales tras chocar con Green.

El sustituto Quin Cook pudo ganar el choque para Golden State pero erró desde la línea de tres, Trevor Ariza anotó uno de dos tiros libres siguientes y Green, en la última posesión importante del choque, perdió inexplicablemente el balón con 94-96 en contra.

De esta forma, los Rockets quedaron a un partido de destronar a los campeones pero su felicidad no es plena: las miradas apuntan ahora a la enfermería y la esperada recuperación Paul, llamado a ser clave en las aspiraciones de Houston de calzarse un anillo de campeón por primera vez en más de dos décadas.

Fuente: AFP

COMENTARIOS