Belleza

Siete maneras de usar la crema hidratante

Una piel hidratada luce fresca, jovial y saludable

viernes 25 de mayo de 2018 - 7:02 am

La falta de hidatación es una puerta de entrada para que aparezcan los primeros signos del envejecimiento.Una piel hidratada luce fresca y luminosa. No importa qué edad tengamos o en qué estación del año estemos.

Constantemente expuesta a una serie de agresiones -como los cambios de temperatura, el viento, la exposición a los nocivos rayos UV, el uso de productos químicos agresivos e irritantes, la transpiración o el contacto prolongado con el agua y el cloro- la piel puede deshidratarse con facilidad.

“Al estar expuesta a esos factores y con el fin de mantenerse equilibrada, la dermis invierte mucha energía en defenderse, aumenta la oxidación y libera mayor cantidad de radicales libres. ¿El resultado? Un déficit en la hidratación natural que debe ser compensado”, explica el dermatólogo Christián Sánchez Saizar. Y es por eso que la piel pierde su elasticidad, se vuelve áspera, tirante, opaca y frágil, toma un aspecto engrosado, se descama y aparecen las imperfecciones.

Por eso los especialistas insisten tanto en hidratar la piel a lo largo del día. “Los beneficios inmediatos son una piel más suave, más luminosa, lozana. A largo plazo, éstos derivan en una humectación adecuada que evita el deterioro natural del envejecimiento. Pero también crea un microclima favorable para que la piel mantenga cierta elasticidad y se vea favorecida la generación de fibras elásticas y de colágeno”, agrega Sánchez Saizar.

¿Cómo elegir el producto adecuado? En la consulta con el experto vas a poder despejar tus dudas y conocer qué ingredientes se ajustan mejor a tus necesidades. Además de hidratar tu rostro, podés también darle otro propósito a tu hidratante favorita.

  • Mascarilla hidratante de 5 minutos. Ideal para días en los que necesitás revitalizar tu aspecto, cuando viajás en avión o largas distancias sobre ruedas. Aplicá una dosis generosa de en todo tu rostro, reclínate un poco y relajá. Retira el producto con un papel tissue. Tu piel va a lucir radiante e hidratada en cuestión de minutos.
  • Tratamiento para las cutículas. ¿Atrapada sin salida porque tenés las cutículas descuidadas? Emprolijalas con una dosis de tu hidratante. Masajeá sobre el nacimiento de la uña y vas a suavizar e hidratar las cutículas aún más resecas.
  • Anti-frizz. Cuando el pelo se te friza y no tenés a mano ningún serum capilar, podés recurrir a tu hidratante una vez más. Colocá una dosis del tamaño de una moneda de 10 centavos en la palma de tu mano, y luego distribuila con toques livianos en las áreas más rebeldes, evitando las raíces.
  • Iluminador con efecto mojado. ¿Tenés una reunión de último momento en la oficina? Podés destacá tus facciones con toques ligeros de hidratante en tus pómulos y debajo de tus cejas. El boost de hidratación va a crear un efecto de iluminación súper sutil.
  • Hidratá las áreas ultra secas. Aplicá una pequeña cantidad en cada punto seco de tu piel, sobre todo en aquellos que necesiten alta hidratación. De hecho, lo podés hacer aún sobre el maquillaje.
  • Bronceado sutil. Mezclá un tonalizador líquido con tu hidratante, y luego esparcilo ligeramente por tu rostro. Le otorgará inmediatamente un efecto de piel suavemente bronceada, sin apariencia irregular o pesada.
  • Arreglá rodillas ásperas. No dejes de usar tu falda favorita porque tus rodillas no están aún en condiciones de ser mostradas. Podés neutralizer esa sequedad aplicando tu hidratante en el área y luego masajeando por varios minutos para lograr la máxima absorción.

Fuente: Ohlalá

COMENTARIOS