NBA

Golden State arrasó a Houston y quedó 2-1 arriba

Con 35 puntos de Stephen Curry y 25 de Kevin Durant, los Warriors se impusieron ante los Rockets por 126 a 85

lunes 21 de mayo de 2018 - 7:04 am

Golden State sacó la chapa de campeón y pisó fuerte en el tercer juego de la final de la Conferencia Oeste de la NBA.

Las estrellas del defensor del título brillaron en su estadio y opacaron a las figuras de Houston para imponerse por 126 a 85. Con este triunfo, los Warriors se adelantaron 2-1 en la serie.

En su regreso a casa, el equipo de Steve Kerr se recuperó después de la derrota sufrida en el segundo partido disputado en Houston.

Lo hicieron con el poderío ofensivo de Stephen Curry y Kevin Durant y, además, con su fuerte juego defensivo, en el que se destacó Draymond Green. Solo así pudo neutralizar el peligro de los Rockets, la mejor franquicia de la temporada regular.

El parcial inicial, un 8-4 favorable al visitante, no presagiaba una noche como la que finalmente disfrutó el dueño de casa. Sin embargo, un oportuno tiempo muerto y las palabras justas al costado de la cancha sirvieron para rectificar ese inicio errático. Un parcial de 9-0 enderezó el rumbo de los Warriors.

Un libre de Durant puso el 23-22 en el resultado y rompió la paridad, a poco más de 2 minutos y medio para el cierre del primer cuarto. A partir de ese momento, Golden State empezó a dominar cada rubro del juego y terminó por adueñarse del trámite del encuentro.

“Esto es lo que esperaba. Estoy agradecido por haber anotado estos lanzamientos, pero lo importante es que defendimos mucho mejor”, dijo Curry después del partido.

El base, que reapareció en las semifinales tras recuperarse de una lesión en una rodilla, volvió a mostrar su mejor nivel, sobre todo en la segunda mitad. Terminó como el máximo anotador del partido, con 35 puntos (56,5 por ciento de eficacia en los tiros de campo, 41,7 en triples).

Durant, por su parte, registró 25 tantos, 6 asistencias y 6 recobres. Su aporte, decisivo en todos los Playoffs, resultó valioso en el inicio del partido, cuando los Warriors se acomodaron y sacaron la primera diferencia.

Con ellos, Golden State explotó su poder de fuego. Con Green, en cambio, frustró a las figuras de Houston. El ala pivote, autor de 10 puntos, sumó 17 rebotes (15 de ellos defensivos), recuperó una pelota y metió un tapón.

Como consecuencia, con el transcurso de los minutos, del otro lado reinó el desánimo. James Harden quedó con “apenas” 20 puntos (promedia más de 28 en la postemporada), mientras que Chris Paul se limitó a las 13 unidades.

“Subimos la intensidad de nuestro juego, ajustamos el esfuerzo defensivo y ahí estuvo la clave de hacer mejor básquet que en el segundo partido”, declaró Steve Kerr, entrenador de los Warriors, que habían sorprendido en la apertura del duelo, en Houston.

El cuarto encuentro de la serie, al mejor de siete juegos, se disputará el martes, también en el Oracle Arena.

Con información de AFP

COMENTARIOS