Belleza

Yoga facial: los beneficios de esta práctica

Meghan Markle, recientemente casada con el príncipe Harry, tiene varios trucos de belleza y este es uno de ellos

domingo 20 de mayo de 2018 - 7:53 am

Son muchos los expertos que llevan años hablando de las bondades de ejercitar los músculos del rostro de la misma manera que se ejercitan los del cuerpo.

Meghan Markle, recientemente casada con el príncipe Harry, además de una crema muy económica sin la que, según la propia Meghan, no puede vivir, recurre a una práctica que no es precisamente nueva: el yoga facial, considerado por muchos como la alternativa al tradicional lifting, el botox o la cirugía.

Markle contó que su esteticista, la experta en cuidado de la piel, Nichola Joss, fue quien le enseñó a hacer en casa estos movimientos para ejercitar su rostro y prevenir la formación de arrugas: “Hago los ejercicios faciales de una de mis esteticistas favoritas, que básicamente esculpen tu rostro de adentro hacia fuera. Juro que funcionan, por muy tonta que te puedas sentir mientras los hacés”, dijo.

“Los días que los hago noto que mis pómulos y mi mandíbula están más esculpidos”, contó. Es cierto que hacer algunos de los muchos ejercicios que componen esta disciplina implica tener que poner a veces expresiones divertidas, pero todo sea por mantener a las arrugas lejos del rostro por el mayor tiempo posible.

El yoga y la gimnasia facial son disciplinas instauradas desde tiempo en muchos centros de belleza que enseñan cómo llevarlas a cabo. De hecho, el rostro está formado por músculos que deben ejercitarse igual que el resto del cuerpo, si queremos mantenerlo firme.

Según explican los especialistas, el yoga facial mejora la circulación sanguínea, acelera el metabolismo y aporta frescura, luminosidad y un aspecto saludable a la piel. También mejora la flexibilidad y la tonicidad del cutis, ya que durante estos ejercicios se estimula la producción de colágeno y elastina de la capa intermedia de la piel.

Con qué frecuencia se deben practicar estos ejercicios

Lo ideal sería dedicar unos veinte minutos al día para trabajar todo el rostro, seis días por semana, porque “del mismo modo que no se recomienda para el cuerpo hacer demasiados ejercicios, para la cara es el mismo principio. No causaría ningún daño si se hace, pero tampoco daría mayor beneficio”, explica Alessandra Scavone, experta en yoga facial y creadora de un método que combina ejercicios de gimnasia facial con masaje lifting y con acupuntura cosmética.

Cuándo se empiezan a ver los cambios

Diana Bordón, otra experta en yoga facial, confirma que los resultados más importantes aparecerán unas cuatro semanas después de empezar a practicar estos ejercicios.

Según Scavone, tras una sesión de yoga facial, al aumentar la circulación sanguínea y hacer que llegue más oxígeno a las células de la piel, se nota un brillo rosado y una tez limpia, con menos toxinas y mayor capacidad para absorber la humedad.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS