Confesiones de famosos

Ariana Grande habló sobre cómo se siente realmente a un año del atentado en Mánchester

"Procesar todo esto tomará una eternidad", aseguró la artista

viernes 18 de mayo de 2018 - 6:50 pm

Con el primer aniversario del bombardeo ocurrido en Mánchester, Ariana Grande sólo busca enfocarse en lo positivo, y dió una poderosa entrevista, invitada a ser la tapa de la última edición de la revista TIME.

La edición conmemora que se cumple un año de cuando, el 22 de mayo de 2017, un terrorista detonó una bomba afuera del concierto de la cantante en Mánchester, matando a 22 personas e hiriendo a más de 500. “Hay tantas personas que han sufrido esta pérdida y dolor”, afirma la artista. “La parte de procesar todo esto tomará una eternidad”.

A Grande, que organizó un concierto a beneficio de las víctimas y sus familias el verano pasado, no le gusta hablar mucho sobre ese momento: “No quiero darle tanto poder a algo tan negativo. Es lo peor de la humanidad. Por eso hice lo mejor que pude para reaccionar de la manera en que lo hice”, admite. “Lo último que quiero es que mis fans vean algo así y piensen que (ellos) ganaron”.

“Se supone que la música es la cosa segura del mundo. Creo que es por eso que todavía, todos los días, me pesa tanto en mi corazón”, agregó haciendo una respiración y continuó: “Ojalá hubiera más cosas que pudiera arreglar. Piensas que con el tiempo será más fácil hablar de esto. O que harás las paces, pero todos los días espero que llegue la paz, aunque sigue siendo muy doloroso “.

Luego de que el ataque ocurriera, Ariana tomó un avión privado para refugiarse en casa de su abuela, en Boca Raton, Florida. Su mánager, Scooter Braun, la alcanzó ahí poco después y le pidió que hiciera algo para ayudar a los afectados.

“Le dije: ‘Necesitamos un concierto y regresar’. Ella me miró como si estuviera loco “, recuerda Braun. “Me dijo: ‘No puedo volver a cantar estas canciones nunca más. No me puedo poner estos conjuntos. No me pongas en esta posición'”. Juntos decidieron cancelar el resto de su gira Dangerous Woman. Sin embargo, días más tarde, Grande envió a Braun una serie de mensajes de texto. Cuando hablaron, le dijo: “Si no hago algo, esta gente habrá muerto en vano”.

Braun y Grande movilizaron a sus amigos en la industria y organizaron One Love Manchester, que contó con actuaciones de Black Eyed Peas, Justin Bieber, Coldplay, Miley Cyrus, Liam Gallagher, Imogen Heap, Niall Horan, Little Mix, Victoria Monet, Mac Miller, Marcus Mumford, Katy Perry, Take That, Robbie Williams, Pharrell Williams y Stevie Wonder. Fue televisado a nivel mundial y recaudó millones de dólares para el Fondo de Emergencia We Love Manchester.

Durante meses después del ataque terrorista, Grande evitó ser el foco de atención, trabajando de manera discreta en su siguiente disco, Sweetener.

“Cuando empecé a cuidarme más a mí misma, me sentí equilibrada, con libertad y alegría. Se desbordó en la música”, dice. “Me sentí más inclinada a aprovechar mis sentimientos porque estaba pasando más tiempo con ellos. Estaba hablando de ellos. Estaba más en terapia”. En abril, lanzó No Tears Left to Cry, el sencillo principal.

“La introducción es lenta y luego mejora”, dice. “Y se trata de retomar cosas”.

COMENTARIOS