Viajes

Doce maravillosos hoteles castillo alrededor del mundo

Las historias y leyendas que se esconden tras los muros de estas fortalezas nos llevan a conocer rincones desde la perspectiva de los príncipes y reyes

viernes 18 de mayo de 2018 - 7:20 am

Ballynahinch Castle Hotel (Irlanda)

Si quieres sentirte como un auténtico cortesano, rodeado de montañas tapizadas de verde, dormir a orillas de un lago, acceder a un coto de pesca privado y montar a caballo, tu lugar es el Ballynahinch Castle. Rodeado por las montañas Twelve Bens, esta fortaleza ubicada en el condado de Galway asoma el techo en forma de picos entre el verdor irlandés y recibe al visitante en sus acogedoras habitaciones con vistas al lago.

The Castle Hotel, Dalian (China)

El Castle Hotel de Dalian es quizás uno de los más jóvenes de la lista. Esta próspera ciudad China, cuya costa está bañada por el mar Amarillo, levantó en 2005 un enorme castillo que emula aquellas fortalezas que salpican los bosques alemanes de Baviera. Sus especialidades: comida tradicional del norte de Europa, cerveza artesanal alemana y el Spa Kaiser, unas termas de estilo Baden-Baden. Y a sus pies, la ciudad de Dalian que, con sus playas, parques y orden urbanístico resulta un destino muy escogido por los viajeros.

Parador de Cardona (España)

Ubicado estratégicamente sobre un promontorio que permitía vigilar todo el valle, el Parador de Cardona es uno de los mejores hoteles-castillo de España. En su recinto fortificado que data del siglo IX se halla además una iglesia y la torre Minyona. Todos los detalles están muy cuidados en esta fortaleza situada en la provincia de Barcelona, y para los más valientes guarda una sorpresa en la séptima planta. Son muchos los visitantes y trabajadores del hotel-castillo que afirman haber visto y oído fenómenos extraños en la habitación 712, que solo se reserva bajo petición expresa del cliente.

Fairmont Le Château Frontenac, Quebec (Canadá)

El Hotel-castillo de Le Chateau Frontenac será una buena opción si estás de visita en Quebec y has pasado todo el día recorriendo su centro histórico. La vista desde sus ventanas y balcones es inmejorable: el río St. Lawrence y la ciudad antigua fortificada, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sus lujosas habitaciones cuentan con instalaciones modernas, pero están decoradas con ambientación de estilo europeo e inspiradas en la rica historia del hotel.

Raas Devi Garh, Udaipur, (India)

Cerca de la ciudad de Udaipur, en el Rajastán indio, la ciudad de Delawara alberga este espectacular palacio del siglo XVIII. Situado entre las colinas Aravalli, el visitante encontrará en este edificio uno de los alojamientos más originales de toda la zona. Entre los arcos tallados de su interior se esconde uno de sus mayores tesoros: una biblioteca donde relajarse y pasar el rato inmerso en la lectura.

Castillo de Arteaga, País Vasco (España)

La pervivencia de la sobria estructura de este castillo de estilo neogótico se la debemos a Napoleón III y a su esposa Eugenia de Montijo, quienes encargaron su reconstrucción en el siglo XIX. Actualmente, aquello que antaño era un torreón medieval, se ha convertido en un hotel con encanto en el que se puede disfrutar de una velada gastronómica en la zona privilegiada del estuario del Urdaibai, cerca de la ciudad vasca de Guernica.

Palacia Ciudad Perdida (Sudáfrica)

El majestuoso palacio de la Ciudad Perdida está envuelto por las leyendas. Se dice que una comunidad africana encontró en el cráter de un volcán extinto el lugar ideal para levantar un palacio para su rey. Tiempo después un terremoto lo destruyó todo, y por ello a finales del siglo XX un joven empresario lo reconstruyó. Ahora, este complejo que cuenta con más de 300 habitaciones inspiradas en los antiguos reinos africanos, es conocido mundialmente por ser uno de los mejores hoteles-palacio del mundo.

Taj Lake Palace, Udaipur (India)

Construido entre 1743 y 1746 por la dinastía Mewar, el Taj Lake Palace está ubicado en mitad del lago Pichola, en la ciudad india de Udaipur. Como un enorme barco flotante en aguas calmadas, sus paredes blancas han sido el escenario para algunas películas, como por ejemplo Octopussy de James Bond, y hospedaje para Jackeline Kennedy o la reina Elisabeth. Sus más de 70 habitaciones conservan la decoración original, y desde sus ventanas así como desde el tejado se pueden contemplar atardecer inolvidables.

Castello Pavone, Turín (Italia)

A medida que uno se va acercando por la carretera, la imponente imagen del Castello di Pavone atrae toda nuestra atención. Esta antigua fortaleza situada en la provincia de Turín está rodeada por un gran jardín tropical. Edificado entre los siglos IX y XI, tras una cuidada restauración hoy en día sus habitaciones cuentan con muebles tradicionales sin dejar de lado la comodidad de los mismos. El interior de todo el edificio está ambientado de manera que los visitantes puedan hacer un viaje en el tiempo y sentirse como un rey en la Edad Media.

Castillo de Ashford (Irlanda)

En la orilla del lago Corrib asienta sus sólidos cimientos el Castillo de Ashford. Además de un entorno envidiable y unos jardines de cuento, este hotel-castillo ofrece la posibilidad de probar la gastronomía típica irlandesa así como pescado fresco del lago. La casa anglo-normanda de Burke construyó este castillo en el siglo XIII, hoy en día restaurado en consonancia con su pasado histórico. Actualmente es frecuentado por algunas celebrities y nobles ingleses e irlandeses.

7-kasbah-tamadot-at-night_11e81a38

Kasbah Tamadot, Marrakech (Marruecos)

Las montañas del Atlas marroquí esconden entre sus valles el Kasbah Tamadot, una construcción cuya vista quita el aliento. Tras recorrer un largo camino, aparece en el horizonte un lujoso edificio con una suite principal que reproduce en miniatura la Kasbah, y donde el cansancio del viaje desaparecerá en un instante. Disfrutar del aire fresco del monte Toukbal tras unos días de visita en la bulliciosa Marrakech pondría el contrapunto perfecto al viaje.

Fuente: National Geographic

COMENTARIOS