Salud

Atención: las redes sociales están dañando tu memoria

Según un estudio de la Universidad de Princeton, compartir fotos o videos disminuiría nuestros recuerdos sobre las experiencias pasadas

miércoles 16 de mayo de 2018 - 6:09 am

Investigadores de la Universidad de Princeton publicaron un estudio en el Journal of Experimental Social Psychology con los resultados de una investigación sobre cómo el uso de las redes sociales cambia nuestras experiencias.

Allí, descubrieron que los participantes que no las utilizaban recordaban con mayor precisión lo que habían vivido que aquellos que la habían compartido.

Para analizarlo, tomaron un grupo de personas y las hicieron presenciar interesantes charlas TED o participar de visitas autoguiadas por una iglesia en el campus de la Universidad de Stanford.

A algunos les solicitaron tomar fotos o notas del evento; otros tuvieron que grabarlo pero no guardarlo; a algunos les tocó compartir la actividad en redes sociales; y a varios solo les pidieron reflexionar internamente.

Luego llegó el momento de las preguntas. El primer hallazgo fue que ninguno sintió que disfrutaba menos de su experiencia. Dato que no se vio reflejado en la evaluación de memoria: los que habían escrito, grabado o compartido la actividad tuvieron un desempeño 10% peor en los tests.

Sin embargo, el grupo de trabajo concluyó que no solo las redes sociales son las culpables del déficit de memoria, ya que incluso sacar fotos o tomar notas sin publicarlas mostraron los mismos efectos. Solo que el mero acto de externalizar la experiencia pareció hacer que los sujetos perdiesen algo de la experiencia original.

De acuerdo a los expertos, esto se relaciona con la memoria transactiva, que indica la forma en la que dividimos la información entre lo que decidimos recordar y lo que no. Antes de Internet, esto se dividía de forma intuitiva entre ambas (guardábamos algunos datos en nuestra mente y otros los dejábamos almacenados en libros y expertos).

Ahora, sucede lo que los expertos llaman “el efecto Google”: necesitamos guardar muchas menos cosas porque podemos buscarlo en cuestión de segundos.

Esta disponibilidad hace que no recordemos la información sino dónde encontrarla. Este mismo proceso podría suceder para los recuerdos experimentales, ya que ahora podemos externalizar su almacenamiento.

Si bien los científicos aclaran que las pruebas no proporcionan evidencia concluyente, sugieren que el uso de redes puede causar una paradoja: evitar que las personas recuerden lo que buscan preservar.

COMENTARIOS