Argentinos en el mundo

Dejó la Argentina en 2001 y ahora es dueña de una vinoteca en el corazón de París

En la capital francesa, Natalia Monastersky-Leston fundó junto a su marido París Divin, una vinoteca que mezcla la cultura argentina del vino con la mejor vid del país galo

lunes 21 de mayo de 2018 - 5:19 pm

Por Gonzalo Odriozola

Natalia Monastersky nació en Buenos Aires. Mucho antes de abrir su bodega en París, tuvo un temprano interés en el arte, especialmente en la pintura, que comenzó a desarrollar entre los nueve y los trece años con su profesor Oscar Luis Bottini. A los 22 años realizó su primera exposición en la fundación Boston de Buenos Aires. Todo esto mientras cursaba sus estudios de medicina.

Pero pocos de estos datos auguraban el derrotero profesional que tendría Natalia.

Paris Divin comienza con una primera decisión que la artista tomó en 2001. Hace 17 años, un tiempo después de casarse, Natalia se fue a vivir con su marido a Francia, gracias a una beca de estudios. Comenzó trabajando en el servicio de diabetología del Hospital Pitié Salpetrière, mientras su marido se dedicaba a la neurocirugía en el Herni Mondor, en las afueras de París.

El interés por la enología surgiría un tiempo después, sin duda en algún momento de los ocho años en los que la pareja vivió en Lyon, una región al sur de Francia llena de impresionantes viñedos y restaurantes gastronómicos que, para Natalia, “reflejan la verdadera cocina francesa”; y que supo conocer a fondo.

paris divin

“Durante ese periodo tuvimos la oportunidad de visitar verdaderos centros culinarios como el restaurant de Paul Bocusse, Georges Blanc, Marc Veyrat y los hermanos Trois Gros. Al mismo tiempo hicimos varios cursos de enología con sommeliers prestigiosos también”, nos contó Natalia en una entrevista exclusiva con Nexofin.

De repente, Natalia y su marido sintieron la necesidad de transmitir todo lo que habían aprendido en esos “tours gastronómicos”: “Quisimos abrir una vinoteca para poder expresar en un lugar íntimo el fruto de nuestras experiencia gastronómicas y enológicas vividas durante todos estos años en Francia”. Y el sueño lo llevaron a cabo con Paris Divin, una vinoteca en el corazón de París, a metros nomás del Arco del Triunfo.

Una cliente probando "experiencias", las degustaciones de vino para los viajeros de Airbnb
Una cliente probando “experiencias”, las degustaciones de vino para los viajeros de Airbnb

Y las repercusiones, según cuenta, fueron muy buenas: “A los franceses les gustó mucho el concepto auténtico de una vinoteca con vinos argentinos dirigida por argentinos. Por otro lado, los extranjeros que llegan a París se sienten cómodos de descubrir los vinos franceses con explicaciones claras y concisas en un ambiente cálido y distendido”.

Además, Paris Divin cuenta con “experiencias”, una propuesta que les permite a los turistas “descubrir de forma convivial difentes gamas de vinos a nuestros clientes Airbnb. La idea es hacer degustar nuevos productos pasando un buen momento, haciendo que la gente pueda descubrir los diferentes aromas sintiéndose libre de participar y opinar”.

Entre las cosas que más destaca Natalia de la vinoteca es su “carácter bi-cultural , franco-argentino”, que les permite poder hacer descubrir el vino francés a los argentinos y el vino argentino a los franceses. Aunque no hay ningún turista que esté exento de disfrutar de sus vinos.

Por último, nos contó que la idea de su proyecto es evolucionar y abrir un “Paris Divin” de iguales características en un futuro próximo…

COMENTARIOS