Belleza

Cómo mantener las pieles grasas bajo control los días de humedad

Las pieles sufren con los cambios constantes de temperatura, especialmente las que tienen tendencia a volverse oleosa y presentar brillos; ¿qué debemos hacer?

viernes 11 de mayo de 2018 - 7:45 am

Las pieles sufren con los cambios constantes de temperatura, especialmente las que tienen tendencia a volverse oleosa y presentar brillos.

“En los días húmedos, se hace más dificultosa la evaporación de la sudoración de la piel y, si a la humedad le sumamos calor, tenemos un aumento de sudoración que persiste y le da a nuestra piel un aspecto húmedo y grasoso. El sudor que recorre nuestros poros, arrastra a la superficie mayor cantidad de sebo, que también se ve incrementado en cantidad por el calor que a su vez lo diluye y le da una textura más aceitosa y fácil de ser transportada en el sudor”, explica Brenda Fontana, especialista en piel.

Con la humedad, todas las pieles se ven más brillosas por el simple hecho de que sudamos más, y en todas partes. En las axilas, en la espalda y, en el rostro, en lo que se conoce coma la zona T, comprendida por la frente y en la nariz. Y esto no quiere decir necesariamente que la frente de golpe se volvió más grasa.

“Hay que distinguir entre el exceso de sebo que, con más grados en el termómetro, se nota más y el exceso de humedad, que es simplemente sudor, sin más sebo de lo que ya hay”, aclara la Dra. Adriana Szapinka.

Si seguís una buena rutina que controle ese exceso de sebo -compuesta por fluído matificante, mascarilla purificante y tónico astringente) puede que en la frente tengas más humedad y la buena noticia es que simplemente es agua.

Además, es bueno recordar que es saludable tener un balance adecuado de sebo y sudor en la superficie de nuestra piel, esa es nuestra “crema” natural para preservar la barrera de defensa cutánea. “Si este manto hidrolipídico está equilibrado también nos defiende contra bacterias y otras agresiones de la polución ambiental. En el caso de las pieles grasas, esta crema natural tiene más aceite que agua, por eso es imprescindible mantener bajo control la higiene cutánea para evitar generar el ambiente propicio para que crezcan bacterias como las que producen el tan odiado acné”, explica Fontana.

Rutina anti brillos

Las claves para mantener los brillos alejados de las pieles que tienen tendencia grasa son la limpieza, hidratación y tonificación al menos dos veces al día y la incorporación y uso de productos que tengan acción absorbente del exceso de sebo.

Tené en cuenta que las pieles víctimas del aspecto “grasoso” suelen ser también propensas a tener puntos negros, que no es más que el sebo acumulado obstruyendo el poro, que además se oxida y se le pegan partículas de suciedad del ambiente y células muertas.

Limpiar: Con la humedad, seguro te dan ganas de lavarte la cara cada dos horas. “Esto lo único que va a hacer es sacarle la humedad natural a la piel, haciendo que produzca más grasa, por lo tanto, más brillo. Lavá tu cara con el limpiador que usás siempre, cuando te levantás y antes de dormir. Si sentís la necesidad de limpiártela durante el día, usá unas toallitas para eliminar el exceso de grasa sin quitar el maquillaje”, explica Szapinka.

Hidratar: Suena raro sugerir aplicarse una hidratante cuando padecemos la humedad ya que es molesto pero tu piel necesita esa hidratación para protegerse y mantener su calidad. “Podés cambiar tu tratamiento hidratante de crema a fluído, o de fluído a serum hidratante para así probar una textura más ligera que te convenga más”, agrega la especialista de Biozone.

Matificar: Se utilizan después de tu colocar tu hidratante y antes del maquillaje. Los fluidos matificantes son como lociones con una textura súper liviana e ingredientes que ayudan a absorber el exceso de oleosidad. Suelen aportar cierta hidratación. “A algunas quizá les alcance como hidratante. Para otras (y recomiendo) puede ser bueno usarlos como complemento de la hidratante de rutina”, detalla Szapinka.

Maquillar: “Lo recomendable es usar una base de maquillaje fluido y acabado mate con SPF15. Además que sea Oil-free (libre de aceite). Es necesario que las bases de maquillaje no engrasen la piel la piel ni favorezcan la aparición de granos”, dice la Dra. María Rolandi Ortíz. Especialista dermocosmiatra y directora de Ro Medical Art.

Un consejo extra: Cuando hagas actividades al aire libre, usá el equipamiento adecuado. “Tené en cuenta que cierta indumentaria, los cascos de bicicletas y otros elementos pueden empeorar la oleosidad. Un día caluroso puede resultar conveniente utilizar toallitas con antibióticos medicados. Tenés que usarlas inmediatamente después de concluida la rutina.

Esto es útil para disminuir la presencia de bacterias en la piel y el riesgo de brotes de acné. Además, elegí los productos más ligeros. Están indicados los productos a base de agua o ‘no comedogénicos’. Estas fórmulas han sido probadas extensivamente y se ha demostrado que no causan taponamiento de los poros”, finaliza Rolandi Ortiz.

Fuente: Ohlalá

COMENTARIOS