Alimentación

Cinco sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio

Son naturales, tienen buen sabor, son versátiles y la gran mayoría resultan económicas

domingo 13 de mayo de 2018 - 7:10 am

Aunque la sal no es algo realmente negativo, cuando la incluimos en exceso puede afectarte. Desde problemas de presión arterial hasta desbalance de electrolitos, los problemas son infinitos. Por eso, es bueno tener en cuenta algunos sustitutos para una dieta baja en sodio.

A continuación, opciones que cumplen con los requisitos: son naturales, tienen buen sabor, son versátiles y la gran mayoría resultan económicas.

1. Ajo y cebolla

Los primeros sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio son dos clásicos de toda cocina. Podés consumirlos solos, asados, al natural o cocinados y fácilmente te olvidarás de la sal.

Una opción es la sal de cebolla o la sal de ajo. Para ello, solo necesitás dejar secar al sol tu ajo o cebolla y licuarlo hasta hacerlo polvo. Luego podés guardarlo en tu salero de toda la vida o en un frasco de cristal.

¿No estás listo para dejar la sal por completo? Basta con que añadas una pizca al ajo o cebolla en polvo para resaltar los sabores. En caso de que prefieras un sabor distinto, probá con el ajo o cebolla caramelizados. Estos son perfectos para las ensaladas y carnes.

Por si esta versatilidad te parece poco, debés saber que ambos alimentos regulan los niveles de colesterol.

2. Hierbas y especias

Otros sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio que resultan fáciles de adoptar son las especias e hierbas. En esta lista podemos encontrar toda clase de opciones aptas para todos los gustos, incluyendo:

  • Cominos
  • Albahaca
  • Clavos
  • Pimienta de cayena
  • Cilantro
  • Romero

3. Jugo de limón

El tercero de los sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio es el práctico y delicioso jugo de limón. En general, es un líquido muy utilizado como sustituto entre quienes desean perder peso.

Sin embargo, también puede funcionar como sustituto de la sal. Entre sus beneficios están:

  • Se cree que ayuda a disminuir la presión sanguínea
  • Da un sabor fresco a los alimentos
  • Aporta un sabor diferente a los vegetales y carnes
  • Se adapta a casi cualquier alimento

Si te aburrís, podés cambiarlo por jugo de naranja, de mandarinas o limas. También podés preparar algunas salsas o aderezos con estos líquidos.

4. Vinagres como sustitutos de la sal

Una alternativa al jugo de limón y otros cítricos es el vinagre. Es uno de los mejores sustitutos de la sal para una dieta baja en sodio si querés algo ácido. Podés aprovecharlo para preparar:

  • Carnes marinadas
  • Aderezos de ensalada
  • Salsas

Lo mejor es que podés aprovechar varios tipos de vinagre. Probá todas las versiones que tengas a mano hasta encontrar las combinaciones que más te gustan. Algunas alternativas son: balsámico, vinagre de arroz, blanco, de manzana o de vino blanco o rojo.

5. Aceites especiados

Aunque podrás encontrar varias opciones comerciales, te recomendamos preparar estos aceites en casa. De esta forma podrás asegurarte de consumir solo versiones saludables. Para ello solo necesitas mezclar la especia de tu preferencia con aceite de olivo extra virgen.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS