Alimentación

Ocho señales que indican que comés menos de lo que deberías

Si consciente o inconscientemente estamos cometiendo este hábito, el cuerpo te lo hará saber

viernes 11 de mayo de 2018 - 7:07 am

Comer menos de lo que necesitamos puede conducir a problemas de salud y es mejor darse cuenta de lo que está pasando antes de que la cosa se ponga seria. Aquí ocho señales a las que conviene estar atento.

Te sentís cansado. La comida es nuestro combustible, la gasolina que necesitamos para continuar adelante. En caso de estar comiendo menos de la cuenta, aparece una sensación de fatiga que puede indicar que estamos anémicos. En el momento de quitar calorías, también eliminamos de paso vitaminas y glucosa, entre otros nutrientes, sin apenas darnos cuenta. Y ahí es donde aparece esa sensación de agotamiento.

Necesitás abrigarte en todo momento. En general, una dieta restrictiva en el apartado calórico está relacionada con la sensación de que tenemos frío. Si demasiado a menudo, en entornos interiores y con una temperatura constante, tenemos la necesidad de abrigarnos suele ser indicativo de que no estamos comiendo lo suficiente. Hay estudios que vinculan dietas restrictivas con una menor cantidad de la hormona tiroidea T3, encargada de regular la temperatura.

No te sentís bien. Mareos, dolor de cabeza, malestar… En resumen, nos sentimos raros y cómo si nos faltara algo para estar a tope. Esto suele ser un síntoma de que faltan nutrientes en nuestro cuerpo y de que está tirando de reservas para conseguir el combustible que necesita. Esto hace que nuestro cuerpo no funcione del todo bien y que aparezcan estos síntomas de alarma.

Una cantidad moderada de cafeína te genera acidez. Si algo tiene la cafeína es que aumenta el nivel de acidez en nuestro estómago. Si esto pasa con poca o nada de comida en él, esto puede conducir a sufrir ardores o indigestión, lo que es indicativo de que tenemos que elevar la cantidad de alimentos que estamos comiendo. Mejor tomar siempre el café con algo para acompañar.

Estás de mal humor. Los ingleses tienen incluso una palabra para definir ese estado en el que nos sentimos hambrientos y enfadados al mismo tiempo. ‘Hangry’ es la mezcla entre ‘hungry’ (hambriento) y ‘angry’ (enfadado). Suele darse cuando nuestro cerebro, que necesita nutrientes para regular las emociones, no cuenta con la cantidad suficiente. De todas nuestras emociones, la más difícil de gestionar es la ira.

Tu regla es completamente irregular. En el caso de las mujeres, una regla irregular puede ser sinónimo de que no se están tomando todos los nutrientes necesarios. Cuando se sigue una dieta restrictiva en hidratos de carbono y calorías, el cuerpo puede entrar en un modo de ‘emergencia’ e incluso dejar de ovular. Por eso, es sumamente importante comer adecuadamente en el caso de embarazos.

Tus tripas hacen ruido. No hay señal más clara que tu cuerpo te pueda enviar que el sonido de tu estómago. Estás metiendo en tu organismo menos alimentos de los que necesitas.

Estás atascado respecto a tus objetivos de peso. El cuerpo es inteligente, así que cuando recibe menos calorías de lo habitual, entra en un modo ‘reserva’ en el que tiende a almacenar grasa en lugar de a quemarla. Si notas que, aunque hayas bajado tu ingesta de comida, no logras bajar más de peso, puede ser la respuesta de tu cuerpo que te está diciendo que comiendo menos de la cuenta no consigues nada.

Fuente: Cocinatis

COMENTARIOS